viernes, 9 de enero de 2009

Pío XII

Pío XII

Pío XII
Pío XII
Pío XII

260º Papa de la Iglesia Católica
2 de marzo1939 – 9 de octubre1958
Ordenación2 de abril de 1899
Consagración episcopal13 de mayo de 1917 por
Benedicto XV
PredecesorPío XI
SucesorBeato Juan XXIII
Cardenales nombradosVéase categoría
NombreEugenio Maria Giuseppe Giovanni Pacelli
NacimientoRoma
2 de marzo de 1876
FallecimientoCastelgandolfo
9 de octubre de 1958

Escudo pontificio de Pío XII
Opus iustitiae pax

Pío XII (en latínPius PP. XII), de nombre Eugenio Maria Giuseppe Giovanni Pacelli(RomaItalia2 de marzo de 1876 – Castel GandolfoItalia9 de octubre de 1958), reinó como el papa número 260, cabeza visible de la Iglesia católica, y soberano de la Ciudad del Vaticanodesde el 2 de marzo de 1939 y hasta su muerte en 1958.

Antes de su elección al papado, Pacelli se desenvolvió como Secretario de la Congregación de Asuntos Eclesiásticos Extraordinariosnuncio papal y Cardenal Secretario de Estado, desde donde pudo alcanzar la conclusión varios concordatos internacionales con estados europeos y americanos, entre los que destacó el Concordato imperial (en alemán, Reichskonkordat) con laAlemania Nazi. Su liderazgo al frente de la Iglesia católica durante la Segunda Guerra Mundialpermanece como una de las materias históricas más controvertidas de la época moderna, principalmente en lo que respecta a la evaluación de sus acciones y de su conocimiento sobre los crímenes del régimen nazi (y de sus títeres locales) en Europa durante dicho periodo.


Biografía  

Eugenio Pacelli en 1882

Nació en el seno de una familia aristocrática con una historia familiar que los unía al papado. Su nombre de nacimiento era Eugenio Maria Giuseppe Giovanni Pacelli Graziosi. Era el tercero de los cuatro hijos de Filippo Pacelli, príncipe de Acquapendente y de Sant'Angelo in Vado, y de su esposa la nobildonna Virginia Graziosi.

Su abuelo paterno, Marcantonio Pacelli, fue secretario segundo en el Ministerio de Finanzas de los Estados de la Iglesia1 y luego secretario del Interior bajo el papado de Pío IX (a quien acompañó al exilio de Gaeta) desde 1851 hasta 1870; fundó el periódico del Vaticano, L'Osservatore Romano en 1861;.2 Su primo, Ernesto Pacelli, fue uno de los más importantes consultores financieros del papa León XIII. Su padre, Filippo Pacelli, fue el decano de la Sacra Rota Romana; y su hermano, Francesco Pacelli, fue un renombrado abogado especializado en derecho canónico, conocido por las negociaciones en los Pactos de Letrán en 1929, logrando un fin a la Cuestión Romana y a quien Pío XI luego nombraría marqués.3

A la edad de doce años anunció sus intenciones de ingresar en un seminario en lugar de ser abogado. La mayoría de la información biográfica que existe sobre la infancia de Pacelli proviene de la obra de la hermana Margherita Marchione.4

Hizo sus primeros estudios en una escuela católica privada. Luego de terminar sus estudios primarios, Pacelli emprendió sus estudios secundarios clásicos en el liceo «Ennio Quirino Visconti» de dicha ciudad, una escuela con tendencias anticlericales y anticatólicas.5

En 1894, a la edad de dieciocho años, ingresó en el seminario de Capranica, para lograr su ordenación sacerdotal. Sin embargo, no soportó el internado, por lo que en el verano de 1895 abandonó el Capranica y se matriculó para el siguiente año en el Instituto Apollinare. Fue ordenadosacerdote en el año 1899 y se matriculó en la Pontificia Universidad Gregoriana y en el Instituto Apollinare de la Pontificia Universidad Lateranense5

Desde 1895 hasta 1896, estudió filosofía en la Universidad de La Sapienza, en Roma.5 En 1899, se doctoró en teología y in utroque iure (en derecho civil y canónico).5 En el seminario había recibido una dispensa especial para vivir en su casa, debido a problemas de salud.5

Vincenzo Vannutelli, cardenal del título de S. Silvestro a Capite y avezado diplomático, que era amigo personal de su padre, lo tomó bajo su protección y lo tuteló en sus estudios.

Funciones eclesiásticas   

Pacelli ordenado presbítero

Sacerdote y monseñor 

Fue ordenado sacerdote el domingo 2 de abril de 1899, (Domingo de Resurrección) por el Obispo Francesco Paolo Cassetta —vice-regente de Roma y amigo de la familia— y recibió su primera asignación como encargado en Chiesa Nuova, donde había servido como acólito.6

En 1901, ingresó en la Congregación de Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios, una sub-oficina de la Secretaria de Estado Vaticano, en donde se convirtió en un minutante, gracias a la recomendación del cardenal Vannutelli.6

En 1904, Pacelli fue nombrado chambelán y en 1905 prelado doméstico de Su Santidad.6 Desde 1904 hasta 1916, el padre Pacelli asistió al cardenal Gasparri en su codificación del derecho canónico en el Departamento de Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios.7 Fue también elegido por el papa León XIII para entregar las condolencias en nombre del Vaticano a Eduardo VII de Inglaterra, luego de la muerte de la reina Victoria.8 En 1908, sirvió como representante del Vaticano en el Congreso Internacional Eucarístico en Londres,8 donde conoció a Winston Churchill.9 En 1911 representó a la Santa Sede en la coronación del rey Jorge V de Inglaterra.7

En 1908 y 1911, Pacelli rechazó ser profesor en derecho canónico de la Universidad La Sapienza de Roma y en la Universidad Católica de América, respectivamente. Pacelli se convirtió en el sub-secretario en el año 1911, y secretario-adjunto en 1912 (posición que recibió durante el papado de Pío X y que mantuvo en el papado de Benedicto XV) y en 1914 fue secretario del Departamento de Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios— siendo sucesor de Gasparri, quien fue promovido a Cardenal Secretario de Estado.7 Como secretario, Pacelli concluyó un concordato con Serbia, cuatro días antes del asesinato de Archiduque de Austria-Este, Francisco Fernando en Sarajevo, en el atentado de Sarajevo.10 Durante la Primera Guerra Mundial, Pacelli llevaba el registro Vaticano de los prisioneros de guerra. En 1915, viajó a Viena para asistir a Monseñor Scapinelli —el nuncio apostólico de Viena— en sus negociaciones con Francisco José I de Austria, sobre Italia.11

Arzobispo y nuncio 

El nuncio en 1925

El papa Benedicto XV designó a Pacelli como nuncio apostólico en Baviera el 23 de abril de 1917, consagrándolo obispo titular de Sardes e inmediatamente elevándolo a arzobispo en la Capilla Sixtina el 3 de mayo de 1917, antes de que partiera a Baviera, donde se reuniría con el rey Ludwig III el 28 de mayo, y luego con el Kaiser Guillermo II.12 Como por esa fecha no había nuncio en Prusia, Pacelli fue, por motivos prácticos, nuncio de todo el Imperio Alemán, teniendo su nunciado extendido oficialmente el 23 de juniode 1920 y en 1925 a Alemania y Prusia respectivamente.13 Muchos de los ayudantes de Pacelli enMunich seguirían con él hasta el final de su vida, incluyendo a la Hermana Pasqualina Lehnert —ayudante, amiga y consejera de Pacelli durante 41 años—.

Cardenalato 

En 1929 el papa Pío XI lo nombra cardenal presbítero del título de Ss. Giovanni e Paolo y dos meses después, a la dimisión de Gasparri, Secretario de Estado. Pesaron los años de servicio al dicasterio regido por este cardenal, pero además Pacelli era sin duda el mejor experto en política alemana y eraAlemania el país que marcaba el ritmo de la época.

Negoció y firmó los concordatos de la Santa Sede con el ducado de Baden (1932), la república de Austria (1933) y el reino de Yugoslavia (1935). Destaca históricamente la firma del Concordato imperial entre la Santa Sede y la Alemania Nazi, con el apoyo de los dirigentes conservadores y católicos alemanes Franz von Papen y Ludwig Kaas. Este Concordato sigue vigente hasta la actualidad.14 15

Por otro lado, una de sus actuaciones más importantes como Secretario de Estado fue dar forma a la que luego sería la encíclica Mit brennender Sorge, la cual supuso una dura condena de las políticas del régimen nazi. Esta encíclica se escribió a iniciativa de los obispos alemanes, redactada en Roma en un primer borrador por Michael von Faulhaber, cardenal del título de Santa Anastasia y arzobispo de Múnichy Freising. Pacelli fue el autor del texto definitivo. Fechada el 14 de Marzo de 1937, fue leída en todas las iglesias alemanas el Domingo de Ramos (21 de Marzo), provocando la ira de Hitler. Fue respondida por el aparato de propaganda del régimen a cargo de Joseph Goebbels.

Durante la permanencia en el segundo cargo vaticano viajó a los Estados Unidos, a Argentina, a Hungría y a Francia. Se reunió con mandatarios de estos países, circunstancia que le empezó a otorgar gran proyección internacional.

Pacelli acumuló a la Secretaria de Estado (cargo al que no renunció ni aun siendo Papa) los puestos de arcipreste de la Patriarcal Basílica Vaticana (1930), de gran canciller del Pontificio Instituto de Arqueología Cristiana (1932) y de Camarlengo de la Santa Iglesia Romana (1935).

Elección papal 

A la muerte de Pío XI, la organización de la sede vacante correspondió a Pacelli por su cargo de camarlengo. Él, precisamente, era el candidato favorito. Después de un cónclave de sólo dos días y a la tercera votación, fue elegido Papa. Era el 2 de marzo de 1939. Diez días después fue coronado por el cardenal Camillo Caccia Dominioni, protodiácono de Santa Maria in Dominica. En ese mismo año mandó realizar unas excavaciones en los sótanos del Vaticano para confirmar la certeza de la tradición cristiana que afirmaba que el Vaticano se había construido sobre la auténtica tumba del Apóstol Pedro. Se hallaron varias tumbas antiguas y una de ellas tenía una inscripción que señalaba que allí se encontraba enterrado el apóstol. En 1964 Pablo VI confirmaría que se trataba de los restos de Pedro y en el año 2006 conBenedicto XVI se volvió a confirmar este hecho.

Pío XII era el primer Papa sin ninguna experiencia pastoral, ni en parroquias ni en diócesis, puesto que toda su carrera se había desarrollado en la administración vaticana. Como medida preventiva, previamente a su coronación, había redactado ante notario una carta de renuncia en el caso de que fuera hecho prisionero por los nazis.

Papado 

Una de sus primeras decisiones como Papa fue, en abril de 1939, la de borrar del Índice las obras de Charles Maurras, fundador de la Action Française, grupo antisemita y anticomunista, a cuyos miembros les fue levantada la prohibición de recibir los sacramentos que pesaba sobre ellos desde el pontificado de Pío XI.

También este año publicó su primera encíclica, la Summi Pontificatus, por la que condenaba cualquier forma de totalitarismo. Sin embargo, en la recién estallada II Guerra Mundial mantuvo, al menos desde un punto de vista formal, una neutralidad entre los beligerantes, tal como había hecho Benedicto XV en la contienda anterior. A efectos prácticos, mantuvo el Concordato que él mismo había firmado con la Alemania Nazicuando aún era cardenal, bajo el pontificado de su predecesor Pío XI. Su mayor propósito era conservar la presencia católica en los países al margen de su alineamiento en la guerra, y por ello al fin de ésta se sintió fuertemente agraviado por el ateísmo militante en los países que quedaron en la órbita de la Unión Soviética. Aunque había quedado patente su labor caritativa y paliativa de las consecuencias del conflicto, su actitud demasiado tibia y contemporizadora de antes de que estallara y partidista de después de su conclusión, ha sido y es objeto de gran polémica, aunque cabe señalar que apoyó a miles de judíos, directa e indirectamente, como es el caso de quienes salvaron sus vidas por actas de bautismo falsas que él ordenó se les fueran dadas.

Por otra parte, muchos criminales de guerra nazis lograron huír gracias a la "ruta de los monasterios" o "ruta de las ratas", habilitada por el obispo Alois Hudal. Hudal afirma en sus memorias que contaba con la aquiescencia vaticana para favorecer esta huida.

Después de la Segunda Guerra Mundial 

Las actividades anti-comunistas del Papa Pío XII se volvieron más fuertes después de la guerra. En 1948, Pío XII declaró que cualquier italiano católico que apoyara a los candidatos comunistas en las elecciones parlamentarias de ese año sería excomulgado e instó a Azione Cattolicapara que apoyara al Partido Demócrata Cristiano Italiano. En 1949, autorizó a la Congregación para la Doctrina de la Fe a excomulgar a cualquier católico que militara o apoyara al Partido Comunista. También condenó públicamente la Revolución Húngara de 1956.16

Le tocó ser el Papa de la Guerra Fría, y en este contexto su opción fue clara: ferviente anticomunismo y aproximación a la nueva potencia emergente, los Estados Unidos de América. En este sentido resultó determinante su amistad personal con Francis J. Spellman, arzobispo de Nueva York y vicario militar de las fuerzas norteamericanas, al cual nombró cardenal del título de Ss. Giovanni e Paolo (1946).

Terminada la guerra, Pío XII también fue el vocero para instar a la clemencia y al perdón de todas las personas que participaron en la guerra, incluyendo a los criminales de guerra. Así también presionó, mediante el nuncio de Estados Unidos, para conmutar las sentencias de los alemanes convictos por las autoridades de ocupación. El Vaticano solicito el perdón para todos aquellos que estaban condenados a muerte, una vez que se permitió la ejecución de criminales de guerra en 1948.17

Reconoció explícitamente el régimen surgido en España de la guerra civil (19361939). En 1953 firmó con el general Franco un concordato que daba base jurídica al llamado «Nacional-catolicismo» español: con notables ventajas para la Iglesia a cambio de la legitimación de aquel sistema.

Pío XII también realizó el concordato con Rafael Trujillo de la República Dominicana en 1954. En este país los derechos de la Iglesia Católica fueron violados por los regímenes represivos. Pío XII también excomulgó a Juan Perón en 1955 por sus arrestos a oficiales de la Iglesia.18

Dentro de la Italia de posguerra, a pesar de la tutela y el favorecimiento al partido de la Democracia Cristiana, llegó incluso a enfrentarse con su líder Alcide de Gasperi por el rechazo de éste a cualquier pacto con la extrema derecha y en cambio por su interés en colaborar con la izquierda dentro del mejor espíritu democrático. Pío XII movilizó todas sus fuerzas para impedir el acceso de un socialista a la alcaldía de Roma (1952), pero no lo consiguió.

El 1 de noviembre de 1950 y mediante la constitución apostólica Munificentissimus Deus promulgó la doctrina de la Asunción de la Virgencomo dogma de fe católica. Es el último dogma que la Iglesia Católica ha definido hasta hoy.

Uno de sus últimos documentos fue la encíclica Fidei donum (1957), por la que invitaba a toda la Iglesia a reactivar el espíritu misionero, especialmente en África.

Muerte 

Su sarcófago en la cripta vaticana

Falleció el 9 de octubre de 1958 en la villa papal de Castel Gandolfo y fue sepultado en las grutas vaticanas. En 1965 el papa Pablo VI inició su causa de beatificación junto con la de su sucesor Juan XXIII, pero sólo la de éste último ha prosperado hasta la fecha.

La otra historia  

Algunos hechos históricos de las actividades de Pio XII han dado pie a cuestionar su proceder ante el clímax antisemita contemporáneo. La más aguda critica fue elaborada por el escritor católico británico John Cornwell en su libro El Papa de Hitler, investigación biográfica sobre la vida de Pío XII, basada en archivos extraídos del Vaticano. En dicha biografía Cornwell mostró al papa como un antisemita, concluyendo en la participación directa de la Iglesia en ambas guerras mundiales, explicando así las razones que motivaron el silencio de la Santa Sede ante el genocidio de millones de judíos, gitanos, homosexuales y transexuales durante la segunda guerra mundial y la solución final de Hitler y su ejército nazi; así mismo acusó a Pacelli de dirigir la redacción del textoHumani Generis Unitas (La unión de las razas humanas), texto descubierto años después de su muerte. «Los judíos eran responsables de su destino, Dios los había elegido, pero ellos negaron y mataron a Cristo. Y cegados por su sueño de triunfo mundial y éxito materialista se merecían la ruina material y espiritual que se habían echado sobre sí mismos», citaba dicho texto.

En el año 2004, Cornwell se retractó de lo dicho en aquella obra reconociendo que «Pío XII tenía tan poca libertad de acción en la Roma bajo el talón de Mussolini y más tarde ocupada por los alemanes, que es imposible juzgar los motivos de su silencio». Esto tras reconocer que su error se debió a una «valoración» de pruebas sacadas a la luz después de la obra. Entre ellas se encuentra un estudio llamado El Holocausto en Eslovaquia y la Iglesia Católica, donde la historiadora hebrea Anna Foa, experta en el Holocausto, calcula que se rescataron unas 35 mil personas gracias a la labor de Pío XII.

Notas  

  1.  Pollard, 2005, p. 70.
  2.  Marchione, 2004, p. 1.
  3.  Marchione, 2004, p. 4.
  4.  Sr. Margherita Marchione, Pope Pius XII: Architect for Peace (Paulist Press, 2000). ISBN 0-8091-3912-X
  5. ↑ a b c d e Marchione, 2005, p. 64.
  6. ↑ a b c Marchione, 2000, p. 193.
  7. ↑ a b c Marchione, 2004, p. 10.
  8. ↑ a b Marchione, 2004, p. 9.
  9.  Dalin, 2005, p. 47.
  10.  Dalin, 2005, p. 48.
  11.  Levillain, 2002, p. 1211.
  12.  Marchione, 2004, p. 11.
  13.  Dalin, 2005, p. 49.
  14.  Reichskonkordat (with Hitler, 1933) : Full text (en inglés)Concordat Watch. Consultado el 4/11/2008.
  15.  Reichskonkordat (en inglés)NationMaster. Consultado el 4/11/2008.
  16.  Sanchez, 2000, p. 94-95.
  17.  Phayer, 2002, "Ethical Questions about Papal Policy" in Pope Pius XII and the Holocaust, p. 228-229; Catholic University of America Archives, 37/133 #112.
  18.  Torcuato Salvador Di Tella. 2003. History of Political Parties in Twentieth-Century Latin America. Transaction Publishers. ISBN 0-7658-0181-7. p. 77.

Documentos

Véase también: Anexo:Documentos por Pío XII

Bibliografía  

Véase también   

Enlaces externos   

Tomados de http://www.pioxii.info/index.php/Portada con permiso de sus editores.

General  

Pro Pío XII  

Contra Pío XII  


Predecesor:
Pietro Gasparri
Camarlengo de la S.I.R.

1935 - 1939
Sucesor:
Lorenzo Lauri
Predecesor:
Pío XI
Papa
1939 – 1958
Sucesor:
Beato Juan XXIII


Buscar este blog

Cargando...