domingo, 13 de abril de 2008

Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Templo de Salt Lake City en Utah
Templo de Salt Lake City en Utah

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conocida también como Iglesia Mormona, o como Iglesia SUD (LDS, por su siglas en Inglés, Latter-Day Saints), es la denominación más grande y reconocida del movimiento de los Santos de los Últimos Días.

La iglesia fue organizada como congregación religiosa en Palmyra, estado de Nueva York, EE. UU., por José Smith el 6 de abril de 1830, profesando seguir las enseñanzas de Jesucristo,[1]católicas, Ortodoxas, o protestantes, sino ser una restauración del cristianismo primitivo, luego de que éste apostatara cerca de la muerte de San Pedro y los otros apóstoles. mas no se consideran parte de las tradiciones.

Esta corriente religiosa es la principal rama del movimiento de los Santos de los Últimos DíasJosé Smith, quienes siguieron luego a Brigham Young como su profeta, poco después de la muerte de José Smith, al mismo tiempo que otras ramas, como la Comunidad de Cristo, iban naciendo con sus profetas y congregaciones. Ciertas ramas fundamentalistas, incluyendo polígamas, han surgido entre los seguidores de José Smith hasta el presente, la doctrina y ritos de los cuales no son avaladas por la iglesia SUD.

La Iglesia se destaca por patrocinar el Coro del Tabernáculo Mormón, la Universidad de Brigham Young y porque su liderazgo fue influencial en la creación del estado de Utah, el estado número 45 de su país, lugar donde la Iglesia tiene su sede, principalmente en la ciudad capital, Salt Lake City.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ocupa el cuarto lugar en el amplio espectro religioso de los EE.UU y sus líderes afirman que los miembros que han contraído matrimonio en el templo, tienen la tasa más baja de divorcios del país. El clero SUD, tales como presidentes de estacas, obispos, presidentes de rama, no percibe remuneración por su servicio en la Iglesia, además, la igleisa afirma ser transversal, es decir no distingue ni razas, ni clases, ni profesiones, un obispo puede ser un presidente de directorio de una empresa o un conductor de bus interurbano, o bien un maestro de escuela rural.

Actualmente, la Iglesia tiene 13 millones de miembros repartidos en diferentes países, incluyendo latinoamérica y Europa, estableciendo congregaciones y templos a través del mundo.[2] [3] Los fieles de la Iglesia (comúnmente llamados Santos de los Ultimos Días, SUD, o mormones) creen que Jesucristo guía la Iglesia por revelación dada al Presidente de la Iglesia, a quien consideran que es un profeta.

Historia

Fotografía de la Arboleda Sagrada por George Edward Anderson, apróx. 1907.
Fotografía de la Arboleda Sagrada por George Edward Anderson, apróx. 1907.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tuvo sus inicios cuando el joven José Smith (nacido el 23 de diciembre de 1805 en Sharon, condado de Windsor, estado de VermontEstados Unidos) a la edad de 14 años, mientras vivía en Palmyra (Nueva York, Estados Unidos), dijo tener una vision celestial de Dios Padre y Jesucristo,[4] de la cual dijo: en los
“Vi una columna de luz, más brillante que el sol, directamente arriba de mi cabeza; y esta luz gradualmente descendió hasta descansar sobre mí. (...) Al reposar sobre mí la luz, vi en el aire arriba de mí a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Éste es mi Hijo Amado: ¡Escúchalo!" [5]
El jóven Smith indicó que, en su vision, conocida en el movimiento Santo de los Últimos Días como «La Primera Visión», se le mandó a no unirse a ninguna iglesia pues todas estaban en error.[6] Smith comenzó desde ese momento a predicar que ésta y una serie adicional de teofanías le instruirían a organizar la iglesia de Jesús en épocas modernas.

El Libro de Mormón (1823-1829)

Artículo principal: Libro de Mormón

Jose Smith refirió otras visitas angelicales, en el curso de los años que siguieron la primera vision. En una de estas, el 21 de septiembre de 1823,[7] Smith refirió que se le fue indicado dónde encontrar unos antiguos registros escritos en planchas de oro, cuyo contenido sería un compendio de la prehistoria de América. Se afirma en el libro, que un profeta llamado Mormón resumió hacia el año 385 dC muchos registros de los descendientes de un grupo de inmigrantes provenientes desde el antiguo reino de Israel, quienes llegaron navegando a América aproximadamente 600antes de Cristo, y que habrían dado origen en parte a los pobladores amerindioscolonizadores Europeos. Todo ese compendio de historias, generación tras generación de las historias y creencias religiosas de los susodichos inmigrantes, fue recopilado en un solo libro, conocido hoy como El Libro de Mormón. Moroni, el hijo de Mormón, escondería el libro hacia el año 421 dC en una colina, actualmente conocida como monte Cumorah, en el Estado de Nueva York. En 1823, Moroni, en forma de ángel, se le apareció al joven Joseph Smith y le dijo que Dios quería que tradujese los antiguos registros. El Libro de Mormón también contiene el relato de la visita que Jesucristo realizaría a las américas después de su resurrección. 

En junio de 1829 Joseph Smith tramitó los derechos de autor del libro[8] y con la ayuda de Martin Harris, Oliver Cowdery y David Whitmer, el libro se publicó por primera vez a comienzos de 1830 en inglés y hacia 1886 en español y otros idiomas.[9] 

Organización de la Iglesia (1830)

El 6 de abril de 1830 en Fayette, Condado de Séneca, (Nueva York), Smith y sus seguidores organizaron la Iglesia de acuerdo con las leyes del estado con un total de seis miembros.[10] En Septiembre de ese mismo año los primeros misioneros comenzaron a predicar el evangelio restaurado en Ohio y otros estados vecinos, incluyendo entre los nativos indigenas del Oeste de los Estados Unidos.[11] Muchos de los líderes prominentes de la Iglesia de la época fueron convertidos a fines de 1830, incluyendo, entre otros, Parley P. Pratt, Frederick G. Williams, John Murdock, Edward Partridge y Sidney Rigdon.

De junio a octubre de 1830, Joseph Smith presentó a la nueva Iglesia, lo que habrían sido importantes revelaciones doctrinales, escribió una versión que refirió ser inspirada del Génesis y escritos de Moisés, incluyendo porciones de un libro que habría escrito el profeta antediluviano Enoc.[12] En diciembre de 1830, la Iglesia en Nueva York tenía más de 70 miembros bautizados en la nueva fe, y pocos meses después el número de conversos en Ohio superaba los de la sede en Nueva York. Por razón de la escalada persecución, la cual eventualmente causaría la migración de pioneros mormones al territorio de Utah, muchos de los líderes de la Iglesia en Nueva York y Pennsylvania tuvieron que buscar protección en la seclusión. Oliver Cowdery servía de escribiente para José Smith del Libro de Mormón y, ocasionalmente, su esposa Emma Smith.[13] Muchos de los nuevos conversos, en especial los hombres, fueron enviados a servir misiones proselitistas y de liderazgo a otros estados durante los meses finales de 1830, misiones que durarían semanas a meses.

Existen pocas evidencias tangibles de las visitaciones atribuidas a Smith hasta su muerte. En casi todas las visiones, Smith estaría solo, ocasionalmente Oliverio Cowdery y Sidney Rigdon le acompañaban. Cowdery y otra docena de hombres firmaron como testigos del Libro de Mormón, de haber visto las planchas de oro, visto al referido ángel Moroni y, en el caso de tres de ellos, oido una voz del cielo. Aunque hay discrepancias en los detalles entre los narrantes, no existen evidencias ni reportes de que alguno de estos testigos haya negado lo ocurrido.[14]

Misión

La misión de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Dias es invitar las personas a venir a Cristo y perfeccionarse en Él.[15] Esta misión tiene tres fases que ayudan a los miembros y a los que no lo son, a progresar más en su vida tanto de manera temporal como espiritual[16] y son el fundamento de las tradiciones y costumbres de la Iglesia:

Primero "Proclamar el Evangelio";[17] desde su origen la iglesia ha sido conocida por sus programas misionales. Los jóvenes mayores de 19 años salen de sus ciudades natales para prestar su tiempo y su esfuerzo no remunerado por dos años predicando el evangelio, cubriendo cada misionero el gasto de su servicio.[17]

Segundo: "Perfeccionar a los santos, nombre que le dan a sus miembros; esta misión cuenta con multiples programas, como la orientación familiar, en la que los miembros de la iglesia se visitan unos a otros con el objetivo de fortificar el espíritu y acercar a la iglesia a los que se han separado de ella. Otro programa es la noche de hogar, establecida oficialmente en la iglesia los lunes por la noche, donde los padres en una reunion con la familia enseñan el evangelio en sus hogares[18]

Tercero: "Redimir a los muertos", llamada obra vicaria, importante desde los inicios de la Iglesia y exclusiva entre el cristianismo, incluye el bautismo por los muertos. Esta doctrina da importancia a proveer ordenanzas a los que ya fallecieron sin el conocimiento de Cristo.[19] El esfuerzo en busca de ancestros es primordial dentro de esta Iglesia[20] (para sus miembros), y es el fundamento de la contribución genealógica internacional de la Iglesia. Otras ceremonias en favor de los muertos, como el matrimonio eterno, ocurren en los templos de la Iglesia.[21]

Estadísticas

La Iglesia cuenta con unos 13 millones de miembros en todo el mundo,[22] con 124 templos[23] y más de 27.000 unidades (congregaciones) llamadas barrios o ramas, los cuales asisten cada domingo a «capillas» en 160 naciones.
.
Entre ellos hay más de 53.000 misioneros (la mayoría de entre 19 y 21 años de edad), cuya actividad proselitista dura dos años (las mujeres sirven misiones de año y medio, lo mismo que los matrimonios mayores).[24] Los centros de capacitación misional se encuentran en Provo, Utah, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, República Dominicana, Inglaterra, Guatemala, Japón, México, Nueva Zelandia, Perú, las Filipinas, España y Corea del Sur.[25] Más de la mitad de los miembros de la Iglesia asisten fuera de los Estados Unidos.[26] [27]

Teología mormona

Los miembros de la iglesia S.U.D creen y practican en fé las siguientes creencias y doctrinas, entre otras:
Estatua de Cristo en el Centro de Visitantes en la Manzana del Templo de Salt Lake City
Estatua de Cristo en el Centro de Visitantes en la Manzana del Templo de Salt Lake City

Dios

Los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días creen en Dios, como el Eterno Padre y en su Hijo Jesucristo y en el Espirirtu Santo, lo que es La Trinidad, siendo tres personajes distintos, siendo los tres uno solo en propósito. La raza humana son considerados todos hijos e hijas de Dios, quienes forman parte de un Plan Divino en el cual gozan del potencial de llegar a vivir juntos para siempre como familias en la presencia de Dios, mediante la obediencia a las leyes y mandamientos divinos, y mediante su fe en Jesucristo como su Salvador. Los miembros de la Iglesia de Jesucristo también enseñan que en la vida premortal, un concilio de los Dioses (el Eterno Padre y Jesucristo) participaron en la creación de este mundo,[28] y que los seres humanos tienen el potencial divino de llegar a ser dioses y diosas en ese Reino Celestial, por medio de la gracia de Jesucristo y el esfuerzo sincero del arrepentimiento y el seguir los mandamientos de Dios[29] [30] Enseñan también que, después del juicio final, los que reciban el Reino Celestial, el cuál les será dado a los merecedores de tal, tendrán hijos espirituales para glorificar al Eterno Padre y traerle gozo por medio de su progreso en las eternidades.[30]

Atributos de Dios

  • La Iglesia enseña además, que Dios el Padre, es un ser glorificado, con cuerpo tangible al igual que Jesucristo, y que los seres humanos son semejantes en apariencia e imagen a Dios, tal como un hijo se parece a su padre. Véase Génesis 1:27
  • Dios el Padre es un ser que ama a todo el género humano, que es celoso de sus convenios y el cumplimiento de sus promesas con el hombre, e inmutable a través de las edades, y que la obra y gloria de Dios es llevar acabo la inmortalidad y Vida Eterna del hombre [Véase Moisés 1:39, de La Perla de Gran Precio, que se encuentra en el "Triple" (el cuál contiene: el Libro de Mormón, Doctrinas y Convenios, y La Perla de Gran Precio). El cumplimiento de los convenios con el hombre incluye el albedrío, dado a todo hombre en estado terrenal aunque en el uso de esta potestad el hombre yerre en sus caminos, puesto que Dios le ha concedido al hombre ser su propio agente en sus actos.[31]
La intervención divina solo se realiza si existe una comunión del hombre con Dios, por actos espirituales como la oración y el ayuno, en el ejercicio de su libre albedrío.[32]
  • Dios el Padre tiene sentimientos como todo ser humano y se alegra cuando un alma hace convenios de acuerdo al evangelio de Jesucristo y se esfuerza por cumplirlos; y aborrece el carácter pecaminoso del hombre natural que desdeña los poderes divinos y es solamente carnal,sensual y diabólico en sus objetivos.
  • Dios otorga bendiciones a todo el género humano y cuando los hombres cumplen con sus mandamientos, Dios está obligado al cumplimiento de sus promesas y que cuando no es así, ninguna promesa de Dios se puede esperar. La Iglesia enseña que Dios, el Padre dispone de sus bendiciones, como en una mesa llena de manjares exquisitos, para todo aquel que crea en su Hijo y en Él (Dios el Eterno Padre), y que no hace acepción de ningún tipo.
  • Los caminos para buscar los objetivos de los cuales Dios hace uso, no son de la misma manera que los toma el hombre, es decir, Dios utiliza otros caminos, a veces, sin que siempre el hombre los entienda enteramente. (Véase Isaías 55: 8 y 9, Antiguo Testamento, la Biblia).
Sobre Dios, la Iglesia mormona además enseña que:
  • Su obra y su gloria es llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre, respectivamente.
  • Su mayor don es la vida eterna.
  • Su gloria es descrita por luz y verdad inteligencia.
  • Es el Creador de todas las cosas y de todo ser viviente.
  • Se deleita en bendecir a su Pueblo.
  • Los puros de corazón lo verán en su Templo, tal como es profetizado en las referencias bíblicas.
  • Llama personalmente a sus profetas.

Jesucristo 

Como su nombre lo indica, la Iglesia reconoce a Jesucristo como el Salvador y Redentor de la humanidad. Enseña que el Padre Celestial es el Padre en el espíritu de Jesucristo así como de los seres humanos, o sea que Jesucristo sería el hermano mayor de la humanidad en sentido espiritual, quien progresó por medio de su conocimiento y fe hasta llegar a ser un Dios desde la vida premortal.
Los espíritus de los seres humanos son engendrados de Dios, pero Jesucristo es el único hijo de Dios en cuerpo físico tanto como en espíritu.[33] [30]
Nefi, uno de los profetas del Libro de Mormón escribió: "Y hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo y escribimos según nuestras profecías para que nuestros hijos sepan a qué fuente han de acudir para la remisión de sus pecados."[34]

  • Atributos. En la Iglesia se enseña a los adultos, niños y jóvenes sobre Jesucristo y su vida, su autoridad redentora, su ejemplo perfecto, su gloria como Salvador del mundo, y sobre las profecías de los antiguos profetas acerca de su vida y muerte.
  • Ejemplo. Se invita a los miembros de la Iglesia a seguir a Jesucristo, por ser Él "la luz, la verdad y la vida."[35] Jesucristo está a la cabeza de la Iglesia[36] y será el Juez y abogado ante el Padre en el día de juicio tanto para vivos como para los muertos.[37]
  • Su vida. Como parte del Plan de Salvación formulado por Dios, Jesucristo fue elegido antes de la creación del mundo para ser el Salvador de Sus hijos. Al nacer de María, tal como lo fue profetizado por profetas bíblicos, del Libro de Mormón y profetas modernos, obtuvo un cuerpo de carne y sangre y experimentó los días de una vida humana. Su vida perfecta y sin pecados lo calificó para efectuar la expiación, es decir, tomar sobre si los pecados del mundo, haciendo eficáz el proceso del arrepentimiento. Tres días después de su muerte, Cristo resucitó abriendo las puertas para que el resto de los hijos de Dios pudiesen también resucitar y vencer la muerte.

Ordenanzas 

Los Santos de los Últimos Días (SUD) sostienen que las personas que cumplen con los mandamientos y participan en las ordenanzas del Evangelio, podrán obtener la exaltación: el máximo estado de felicidad y gloria en el reino celestial de Dios.
  • Bautismo. El bautismo por inmersión es una ceremonia sagrada, esencial para entrar en el reino de Dios.[38] Es la ordenanza introductoria del evangelio y necesaria para ser miembro de la Iglesia. El bautismo debe ser efectuado por una persona que tenga la autoridad de Dios, llamado Sacerdocio. Por medio del bautismo, la persona hace convenios con Dios de tomar sobre si el nombre de Cristo, recordarle siempre y guardar los mandamientos, y Éste a cambio, le perdona todos los pecados cometidos en su vida hasta ese momento (justo antes de bautizarse). Los convenios del bautismo y de la confirmación, incluyendo el perdón de los pecados, pueden ser renovados continuamente durante la vida de la persona por medio de la Santa Cena (entregada cada domingo por hombres que posean el sacerdocio). La edad para bautizarse es a los ocho años, ya que esta es la «edad de responsabilidad» moral y no tendría sentido bautizar a un niño menor, siendo estos puros y libres de pecado. Le fue revelado a Jose Smith, que a esta edad, las personas ya son capaces de diferenciar perfectamente entre el Bien y el Mal. Bastante más tarde, esto fue comprobado científicamente.
  • Confirmación. Después del bautismo, la ceremonia de la confirmación otorga a los miembros de la Iglesia el Don del Espíritu Santo, el Cúal es una guía constante para la persona que posee dicho Don, siempre y cuándo este/a se mantenga digno, en el momento que la dignidad se pierde, por pecar, el Espiritu Santo, "se aleja" (en realidad nos alejamos nosotros de Él), y "vuelve" (volvemos nosotros, en el momento que nos arrepentimos de los pecados cometidos, "haciendo valer" la Expiación de Cristo, nuestro hermano mayor). La ceremonia se realiza por medio de la imposición de manos por aquellos que tienen la autoridad del Sacerdocio. El don del Espíritu Santo permite a los miembros de la Iglesia de Jesucristo disfrutar de la compañía del Espíritu Santo, su guía y dirección espiritual.
  • Sacerdocio. El sacerdocio es el poder de Dios dado a los hombres, justos y dignos, para dirigir Su iglesia aquí en la tierra. Por medio de la ordenación al Sacerdocio, los hombres dignos de la Iglesia de Jesucristo reciben la autoridad y el poder para actuar en el nombre de Dios. Dicha ordenación trae consigo ciertas oportunidades de liderazgo en la Iglesia, así como la potestad de efectuar las ordenanzas del evangelio y guiar a las familias a Cristo.
Los mormones distinguen dos tipos o clases de sacerdocio, cada uno con su propios atributos y obligaciones:

a) Sacerdocio según el Orden de Melquisedec, este nombre deriva de un sacerdote que se encuentra con Abraham y le rinde culto (Génesis 14:17-21), es más antiguo que el otorgado a Aarón.

b) Sacerdocio Aarónico : Proviene del sacerdocio de Aarón (Hebreos 5:1-5) y es instuído en época de Moisés (Exodo 28:1)

El Templo

Mapa indicando la localización de los Templos SUD en el mundo. En rojo lo Templos en operaciones, en verde, los que han sido anunciados o que estén en construcción y en negro, aquellos cuya construcción o planificación fueron suspendidas. Actualizado para el 24 de julio, 2004.
Mapa indicando la localización de los Templos SUD en el mundo. En rojo lo Templos en operaciones, en verde, los que han sido anunciados o que estén en construcción y en negro, aquellos cuya construcción o planificación fueron suspendidas. Actualizado para el 24 de julio, 2004.

Actualmente la iglesia mormona consta con 124 templos distribuidos en diversas partes del mundo. Los Templos de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días son considerados por sus devotos como la casa del Señor y las consagra para ese propósito.[19] [39]matrimonio que durará por la eternidad, y no solo hasta que la muerte les separe, ceremonia a la que se le denomina el sellamiento eterno.[23] Una de las características de esta iglesia es que en sus templos se realiza el bautismo vicario, es decir, la obra bautismal por los fallecidos, así como otras ceremoniasconfirmación, matrimonios y el sacerdocio. Igualmente, los hijos son sellados con un vínculo eterno a sus padres.[19] En ellos se realizan ordenazas sagradas tanto para los vivos como para aquellos que hayan fallecido. En todos los templos de la iglesia, las parejas son casadas en un vicarias por familiares muertos que no tuvieron la oportunidad en vida de recibir estas ordenanzas.

Adicional a ello, en los Templos se ora por los afligidos y enfermos, en listas que se llenan ya sea por mandato telefónico o por presentar personalmente los nombres en su recibidor.

Cada una de estas ordenanzas del templo son consideradas sagradas y se realiza bajo el poder y la autoridad del Sacerdocio. Los templos son considerados por los miembros como los lugares más sagrados y puros del mundo y solo las personas dignas pueden entrar en él. Los miembros de la Iglesia SUD requieren de un documento llamado Recomendación para el Templo, expedida tras la entrevista con 2 líderes de diferente cargo (obispo y presidente de estaca), quienes la expiden en demostración de la dignidad para entrar al Templo.[23] [39] Esta recomendación tiene un período de duración de dos años.

Por otra parte, los templos son considerados bellas obras arquitectónicas.[39] Los mormones consideran que el Templo debe ser construido con los mejores materiales que se puedan hallar del mismo modo que Salomón lo hizo durante su mandato en Israel, no por presunción u ostentación, si no, por brindar a Dios lo mejor del estado terrenal como ofrenda y para que su Espíritu permanezca en un lugar apropiado. Una característica distintiva de los templos mormones es la instalación de una estátua dorada en la punta más alta del edificio, la cuál representa al Ángel Moroni.

Plan de Salvación

Cada persona que nace en esta tierra vino de una vida premortal con Dios, en donde se expusó la oportunidad de progresar en esta tierra para prepararse a recibir una plenitud de gozo en las eternidades, con Dios el Padre. Jesucristo es la figura central del Plan al proveer el método para redimir los pecados en la vida mortal a través de la fé y el arrepentimiento para alcanzar la exaltación junto a la familia.

Este plan expresa que antes de nacer, tuvimos un concilio en los cielos con Dios y todos nuestro hermanos.

Dios, en este concilio propuso un plan para hacer retornar a grey espiritual a su presencia. Nuestro Padre Celectial (Dios Padre) presentó un plan con el cuál, si somos fieles, podremos vivir con Él por siempre: vendríamos a la tierra, tomaríamos un cuerpo de carne y hueso y según nuestras propias decisiones, libre albedrío, y nuestra "utilización" de la Expiación, para arrepentirnos de nuestros pecados, volveríamos con Dios en el Reino Celestial (el máximo grado de gloria), el Reino Terrestre (el grado intermedio de gloria), el Reino Telestial (el nivel más bajo de gloria) o estaríamos con los hijos de perdición (con Satanás y sus seguidores, el el infierno). Para este plan necesitábamos a alguien que "pagase" por nuestros pagase, para que podamos arrepentirnos y volver a la presencia del Padre Celectial, puesto que sin alguien que pagase ese precio, no podríamos volver. Para eso, se presentaron 2 personajes, Jesucristo, que dijo iré y pagaré por sus pecados, y la honra que consiga será entregada a nuestro Padre Celestial. Muchos de nosotros aceptamos este plan y por eso estamos aquí en la tierra. El otro que se presentó, fue Lucifer. Él quería venir a la Tierra y dejarnos sin albedrío, para que ninguna alma se perdiera (primera cosa que hizo mal, puesto que el albedrío no se lo quita nadie a nadie);así todos los espíritus volvieran a la presencia del Padre sin ser probados (ya que si no teníamos poder de decisión, con la venida a la Tierra, no progresaríamos, es decir esta no serviría). A cambio de esto Satanás pretendía toda la Gloria de nuestro Padre Celectial (segunda cosa que hizo mal, ya que es un pecado de gravedad inimaginable el pretender tan infinita Gloria y Poder). El Padre desechó este plan y aprobó el de Jesús, los que seguimos a Jesús y aceptamos su plan, somo todos los que vivieron, vivimos y han de vivir en la Tierra. Los que siguieron a Satán (un tercio de todos los espíritus congregados), son los espíritus malos que lo siguieron, los cuáles fueron echados de la presencia del Padre (junto con Satanás). Dichos espíritus son los que nos tientan apra que hagamos el mal, satanas es miserable y pretende que seamos igual que él. Mas Jesucristo expió por nuestros epcados, haciendonos más fácil, la vuelta a la presencia del Padre Celestial. Satanás y sus huestes fueron expulsados de la presencia de Dios (1/3 de todas las huestes se fue con Satanás) y actualmente son solo espíritus (porque nunca van a tener un cuerpo de carne y hueso como nosotros) los que tratan de tentarnos para hacer el mal, ser miserables como el angel de la perdición y no regresar con nuestro Padre Celestial.

Escrituras

El movimiento SUD se desprende del principio de Sola Scriptura, en la que toda la palabra de Dios se ha escrito en la Biblia. José Smith enseñó, y desde entonces la creencia se ha mantenido, que el canon de libros sagrados no estaba cerrado y que Dios seguía revelando, cosas divinas, al hombre. La Iglesia acepta otros libros sagrados y revelaciones que complementan y clarifican a la Biblia.[40] Más aún, Dios puede dar revelaciones a quienes presiden la iglesia en el presente, así como revelaciones personales a cualquier hombre o mujer en cualquier lugar y situación y que cumpla los requisitos de la fé en Cristo, relacionados a sus vidas personales y familiares. Se sostienen a la Primera Presidencia y a los doce apóstoles de la Iglesia como profetas, videntes y reveladores.

La Biblia

Todos los Santos de los Últimos Días aceptan a la Santa Biblia como escritura sagrada,[40] y creen que sus profecías son verídicas, pero que hay algunas partes de la traducción de la Biblia que están incompletas o incorrectas.[41] Se estudia el Antiguo Testamento y el Nuevo TestamentoEscuela Dominical. Se entiende que las escrituras son compendios de libros que manifiestan la voluntad de Dios por medio de sus respectivos profetas, y notan que existen otros libros que se mencionan en la Biblia que se han perdido. La revisión de la Santa Biblia, considerada la mejor traducida; totalmente aceptada y usada por los miembros hispano-hablantes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, es "Reina Valera1960". en clases dominicales, llamadas
«Somos creyentes fieles y verídicos en el Señor Jesucristo y en Su palabra revelada por medio de la Santa Biblia.»
M. Russell Ballard[42]

El Libro de Mormón

Artículo principal: Libro de Mormón

Es un volumen de escritura sagrada, semejante en propósito y teología a la Biblia. Es una historia de la comunicación de Dios con los antiguos habitantes de las Américas.[43] El relato comienza 600 años AC, cuando el Señor mandó a un profeta llamado Lehi que saliera de Jerusalén con su familia, los cuales fueron conducidos a una tierra de promición: Las Américas. Después de Lehi, el Señor llamaría a otros profetas: Nefi, Mosíah, Helamán, entre otros. Mormón fue uno de esos profetas y fue quien compendió los escritos de todos los profetas que le precedieron, en un libro, el cual es hoy El Libro de Mormón. Se predica que el libro testifica de la misión de Jesucristo, al igual que lo hace la Biblia.[40]

Doctrina y Convenios

Artículo principal: Doctrina y Convenios (Libro)

Este libro contiene escritos, considerados revelaciones modernas, dadas por Dios a Joseph Smith y algunos de sus sucesores. Contiene instrucciones sobre el sacerdocio, la obra misional, la obra de los templos, las glorias de las eternidades, y la obra a favor de los muertos, entre otras.
La Doctrina y Convenios consta de 138 secciones o capítulos y 2 Declaraciones Oficiales, dadas a José Smith en su mayoría; aunque contienen también lo que se considera es la palabra literal de Dios o ángeles (Sec. 2, 122 y 136), ordenaciones (Sec. 13), visiones (Sec. 76, 110, 137 y 138), actas (Sec. 102), oraciones (Sec. 109 y 121), preguntas (Sec. 113), deberes y responsabilidades eclesiásticas (Sec. 123), epístolas (Sec. 127 y 128), instrucciones personalizadas (Sec. 129 a 131 y declaraciones (Sec. 134).

La mayoría de las Secciones fueron recibidas por José Smith desde 1829 hasta su muerte. La Sección 135 relata la muerte del mismo, escrito por John Taylor el 27 de Junio de 1844. La última sección es una vision dada al Presidente Joseph F. Smith en el año 1918 sobre el mundo de los espíritus y la administración de la obra misional entre los muertos.

La Perla de Gran Precio

Todos los Santos de los Últimos Días aceptan una colección de escrituras sagradas llamada «La Perla de Gran Precio». La misma consiste de «El libro de Moisés», «El libro de Abraham», «José Smith - Mateo» y «José Smith - Historia»: una selección de materias o temas de gran valor que se relacionan con muchos aspectos importantes de la fe y de la teología de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El profeta José Smith preparó estos temas y se publicaron en los periódicos de la Iglesia en su época y son considerados auténticos y parte de la palabra de Dios.[44]

El Libro de Moisés

Consiste en un libro corto, de ocho capítulos, que José Smith comenzó en junio de 1830[45] en el que afirmó haber traducido, con el poder de Dios, los escritos de Moisés de la Biblia, agregando partes originales que se habían perdido con el correr del tiempo. Equivale al comienzo del Génesis, y contiene un relato de la creación del mundo, la historia de Adán y Eva, la vida de Enoc (descendiente directo de Adán) y las condiciones que prepararon al mundo para el Diluvio. Relata el intento de Satanás de destruir el Plan de Salvación, y de como Jesucristo aceptó dicho plan en la vida premortal.

El Libro de Abraham

A comienzos del siglo XIX, un arqueólogo italiano, Antonio Lebolo, encontró ciertos papiros en tumbas egipcias. Al morir se los dejó a Michael Chandler. El mismo los expuso en Estados Unidos en 1835. José Smith los compró con ayuda de los miembros de la iglesia en Kirtland por $2.400 y, con Oliver Cowdery y W. W. Phelps como escribas, tradujo los caracteres y jeroglíficos. Estas transacciones históricas se tornaron en cuestión de fe al dar José Smith a conocer la traducción de los manuscritos. Los escritos que presentó José Smith contienen un relato en primera persona, escrito por quien fuera el patriarca Abraham. En pocos capítulos, se narra la decisión de Abraham de huir de su casa, su viaje a Egipto, y diversas visiones que tuvo, incluyendo otra narración de la creación del mundo y el plan de salvación que fue presentado a los hijos espirituales de Dios en la vida premortal.[46]

José Smith - Mateo

Libro de un sólo capítulo, forma parte de la corrección que José Smith afirmó hacer de la Biblia, con la ayuda divina. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días continúa utilizando la Biblia cristiana (sin los libros deuterocanónicos, aceptados por la Iglesia Católica, algunos los llaman "apócrifos" [26] (lo que significa que la discusión sobre estos textos está abierta), pero considera de importancia la corrección de José Smith. Sin embargo, ninguna de esas correcciones se encuentra en el canon de escrituras, excepto dos fragmentos: "El libro de Moisés" (explicado arriba) y el capítulo 24 de Mateo, cuya corrección se denomina "José Smith - Mateo".[47]

José Smith—Historia

Son selecciones del testimonio e historia oficial de José Smith que él preparó en 1838 y que se publicó en serie en el periódico Times and Seasons, en Nauvoo, Illinois, empezando el 15 de marzo de 1842.[48]

Revelaciones Actuales

Estatua de Joseph Smith, Hijo, en la Manzana del Templo de Salt Lake City
Estatua de Joseph Smith, Hijo, en la Manzana del Templo de Salt Lake City

Los fieles de la iglesia (comúnmente llamados Santos de los Ultimos Días, SUD, o Mormones) creen que Jesucristo guía la iglesia por revelación dada al Presidente de la Iglesia, a quien consideran que es un profeta. Las revelaciones personales, no son consideradas escrituras, ni tienen la importancia de estas. Sin embargo, de acuerdo con la doctrina de esta Iglesia, José Smith enseñaba que cada persona tenía la responsabilidad de buscar a Dios por sí misma. Toda persona puede recibir revelación para su propia vida. Se sostiene, por lo tanto, que cuando Dios revela algo para todas las personas y la iglesia, lo hace a través de su profeta por medio del Espíritu de Dios,[49] guiada y probada por las enseñanzas de las escrituras.

La iglesia y sus miembros consideran fundamental la revelación moderna de Dios, como una revelación que es constante. El presidente de la Iglesia da a conocer revelaciones e instrucciones en las «Conferencias Generales» semestrales. Es aceptado que, en caso de ser necesario, el presidente de la Iglesia de a conocer nuevas escrituras, oficiales y que se incorporan al canon ya existente, lo que sucedió por última vez en 1978. Aparte del presidente de la Iglesia, otros líderes de la Iglesia (apóstoles, setentas, presidentes de estaca, obispos) también pueden dar a conocer las revelaciones que reciban referente a las congregaciones a su cargo, las cuales no son aplicadas a toda la Iglesia, tampoco son agregadas a los libros canónicos (escrituras). Los Mormones creen que toda persona digna —hombre o mujer— independientemente de su relación con la Iglesia, puede recibir revelación de Dios, principalmente en forma de pensamientos y sentimientos, para ayudarles en sus responsabilidades, en especial en su vida personal y familiar. Así, por ejemplo, una madre podría recibir revelaciones que le ayuden a criar a sus hijos; un joven podría recibir una revelación sobre cómo llevar a cabo sus estudios, etc.

La Familia

La familia es la unidad básica de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y la unidad social más importante que pueda existir tanto en esta vida como en la eternidad. Dios ha establecido la familia para que Sus hijos sean felices, para que puedan aprender principios correctos en un ambiente de amor y para que se preparen para la vida eterna. El hogar es el lugar idóneo para enseñar, aprender y aplicar los principios del Evangelio. Las familias pueden ser eternas.

La Primera Presidencia de la Iglesia y el Consejo de los Doce Apóstoles aclaran:
NOSOTROS, LA PRIMERA PRESIDENCIA y el Consejo de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, solemnemente proclamamos que el matrimonio entre el hombre y la mujer es ordenado por Dios y que la familia es la parte central del plan del Creador para el destino eterno de Sus hijos. LA FAMILIA es ordenada por Dios. El matrimonio entre el hombre y la mujer es esencial para Su plan eterno. Los hijos tienen el derecho de nacer dentro de los lazos del matrimonio, y de ser criados por un padre y una madre que honran sus promesas matrimoniales con fidelidad completa. Hay más posibi-lidades de lograr la felicidad en la vida familiar cuando se basa en las enseñanzas del Señor Jesucristo. Los matrimonios y las familias que logran tener éxito se establecen y mantienen sobre los principios de la fe, la oración, el arrepentimiento, el perdón, el respeto, el amor, la compasión, el trabajo y las actividades recreativas edificantes. Por designio divino, el padre debe presidir sobre la familia con amor y rectitud y tiene la responsabilidad de protegerla y de proveerle las cosas necesarias de la vida. La responsabilidad primordial de la madre es criar a los hijos. En estas responsabilidades sagradas, el padre y la madre, como iguales, están obligados a ayudarse mutuamente. Las incapacidades físicas, la muerte u otras circunstancias pueden requerir una adaptación individual.
A esta declaración se la conoce como: La familia:Una proclamación al mundo.

Sacerdocio y Programas 

Se le confiere el Sacerdocio Aarónico y se avanza al oficio de: Diácono a un joven de entre los 12 y 13 años de edad, Maestro a un joven de entre los 14 y 15 años de edad, Presbítero a un joven de entre los 16 y 17 años de edad junto con aquellos mayores de 18 años que se preparan para recibir el sacerdocio mayor, dentro del sacerdocio mayor esta el oficio de Obispo que es el presidente del sacerdocio menor, lo recibe aquel que es llamado a dirigir una unidad denominada "barrio" dentro de la 
organización de la Iglesia.

Se le confiere el Sacerdocio de Melquisedec y se avanza al oficio de: Elder a todo varón de 18 años en adelante, Sumo Sacerdote a aquel que recibe un "llamamiento" de dirigir dentro de la organización local de la Iglesia, Patriarca, Setenta, y Apostol, estos dos ultimos son llamados "Autoridades Generales".

Enseñan que "Que los derechos del sacerdocio están inseparablemente unidos a los poderes del cielo, y que éstos no pueden ser gobernados ni manejados sino conforme a los principios de la rectitud." (DyC 121:36).

También tienen programas para todas las edades, esta la "Primaria", para niños y niñas desde 18 meses a 11 años, "Hombres y Mujeres Jóvenes", para los jóvenes y jovencitas de 12 a 17 años, la "Sociedad de Socorro", para las mujeres de 18 años o más, y las reuniones del Sacerdocio, para varones de 18 años en más, que posean el Sacerdocio de Melquisedec (Sacerdocio Mayor).

Disciplina y posturas

Los Santos de los Últimos Días se reivindican cristianos, y por lo tanto seguidores de las enseñanzas de Jesucristo. La doctrina prescribe ayudar a los demás, ser honestos, ser serviciales y dignos de confianza. Insisten en el matrimonio y la familia; en su tradición, pueden durar después de la muerte si se casan en el Templo o se sellan en éste después del casamiento, y creen en llegar vírgenes al matrimonio y ser completamente fieles al cónyuge.

Artículos de Fe. 

José Smith declaró en la sección 138 de Doctrina y Convenios, los postulados de fe de esta organización.

José Smith declaró los siguientes postulados de la Iglesia:
  • 1. Nosotros creemos en Dios el Eterno Padre, y en su Hijo Jesucristo, y en el Espíritu Santo.
  • 2.Creemos que los hombres serán castigados por sus propios pecados, y no por la transgresión de Adán.
  • 3. Creemos que por la expiación de Cristo, todo el género humano puede salvarse, mediante la obediencia a las leyes y Ordenanazas del Evangelio.
  • 4.Creemos que los primeros principios y ordenanzas del Evangelio son: primero, Fé en el Señor Jesucristo; segundo, Arrepentimiento; tercero, Bautismo por inmersión para la remisión de los pecados; cuarto, Imposición de manos para comunicar el don del Espíritu Santo.
  • 5. Creemos que el hombre debe ser llamado por Dios, por profecía y la imposisición de manos, por aquellos que tienen la autoridad, a fin de que pueda predicar el evangelio y administrar sus ordenanzas.
  • 6.Creemos en la misma organización que existió en la Iglesia Primitiva, esto es, apóstoles, profetas, pastores, maestros, evangelistas,etc.
  • 7.Creemos en el don de lenguas, profecía, revelación, visiones, sanidades, interpretación de lenguas etc.
  • 8.Creemos que la Biblia es la palabra de Dios hasta donde esté traducida correctamente; también creemos que el Libro de Mormón es la palabra de Dios.
  • 9. Creemos todo lo que Dios ha revelado, todo lo que actualmente revela, y creemos que aun revelará(al hombre) muchos grandes e importantes asuntos pertenecientes al reino de Dios.
  • 10. Creemos en la congregación literal del pueblo de Israel y en la restauración de la Diez Tribus; que Sión(la Nueva Jerusalén) será edificada sobre el continente americano; que Cristo reinará pérsonalmente sobre la tierra, y que la tierra será renovada y recibirá su gloria paradisíaca.
  • 11.Reclamamos el derecho de adorar a Dios Todopoderoso conforme a los dictados de nuestra propia conciencia, y concedemos a todos los hombres el mismo privilegio: que adoren como, cuando y donde lo deseen.
  • 12. Creemos en estar sujetos a los reyes, presidentes, gobernantes y magistrados; en obedecer, honrar y sostener la Ley(del hombre).
  • 13.Creemos en ser honrados, verídicos, castos, benevolentes, virtuosos y en hacer el bien a todos los hombres; en verdad, podemos decir que seguimos la admonición de Pablo:
-"Todo lo creemos, todo lo esperamos; hemos sufrido muchas cosas, y esperamos poder sufrir todas las cosas. Si hay algo virtuoso, o bello, o de buena reputación, o digno de alabanza a esto aspiramos""-
José Smith

Ley de castidad 

La iglesia incentiva a sus miembros a que sean castos y puros con respecto de sus cuerpos y apetitos carnales. Desde pequeños, los miembros aprenden a mantener una conducta casta y pura, esto es, a abstenerse de relaciones sexuales hasta el momento de consumar el matrimonio. Y durante el matrimonio solo pueden mantener relaciones con su conyuge legalmente casados ante la ley civil y eclesiástica. De esta manera se orienta a los matrimonios mormones a ser fieles y de preservar la integridad de la familia. La violación de esta ley realmente puede traer graves consecuencias a su vida personal, paz interior e integridad espiritual y eventualmente puede aplicarse la suspensión o excomunión del miembro transgresor. Un alto dignatario declaró respecto de esta ley:
-Ningún éxito en la vida puede compensar el fracaso en el hogar. (El Profeta David O'McKay)

Homosexualidad

Se oponen a la homosexualidad en todas sus formas de expresión y solo los aceptan en la medida de que rectifiquen su conducta genérica. Los mormones creen que el propósito del matrimonio entre un hombre y una mujer es cumplir el mandamiento de Dios de multiplicarse en la Tierra, esto es, proporcionar cuerpos físicos para los espíritus que han aceptado la existencia terrenal como parte de su progreso hacia la eternidad; obviamente, las relaciones homosexuales no cumplen este sagrado fin y son contrarias al Plan de Salvación.

Gordon B. Hinckley, Presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, hizo la siguiente declaración con respecto a la homosexualidad: "Creemos que el matrimonio entre el hombre y la mujer fue decretado por Dios. Creemos que el matrimonio puede ser eterno mediante el ejercicio del poder del sacerdocio sempiterno en la Casa del Señor.

"La gente nos pregunta acerca de nuestra posición con respecto a aquellos que se consideran 'gays' o lesbianas.

Mi respuesta es que los amamos como hijos e hijas de Dios; aunque pueden tener ciertas inclinaciones que son poderosas y que pueden ser difíciles de dominar.

La mayoría de la gente tiene inclinaciones de una u otra clase en diferentes épocas. Si ellos no actúan de conformidad con esas inclinaciones, entonces pueden seguir adelante como todos los demás miembros de la Iglesia.

No es en sí el hecho de tener la condición de homosexual lo medularmente importante, son las practicas(sodomíticas) generadas y/o asociadas a esta conducta lo que constituye pecado a los ojos de Dios, en cuanto a la Ley de Castidad.

Si violan la ley de castidad y las normas morales de la Iglesia, entonces están sujetos a la disciplina de la Iglesia, tal como los demás.

"Deseamos ayudar a esas personas, fortalecerlas, auxiliarlas en sus problemas y socorrerlas en sus dificultades; pero no podemos quedarnos sin hacer nada si se entregan a actividades inmorales, si intentan sustentar, por ejemplo, defender y vivir lo que llaman el matrimonio de personas del mismo sexo. Permitir semejante cosa sería restarle importancia tanto a la sumamente seria y sagrada base del matrimonio autorizado por Dios como al propósito mismo de éste que es el de tener hijos.

Conflictos internos y guerra

La Iglesia es una organización cristiana que proclama la paz, y nunca desde el pulpito de la Iglesia se ha animado a ir a la guerra. Algunos preguntan qué sucede en caso de guerra o conflicto interno; la Iglesia inculca respeto a la autoridad legalmente elegida, el respeto y la entrega como un fiel y leal ciudadano al país donde viva. Ningún miembro fiel se adherirá a movimientos extremos o ideas que sean en contra del evangelio de Jesucristo o en contra de la constituciónalidad y marco legal del país. -Dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios-

Si un miembro es llamado a las armas y parte a un conflicto, se espera que cumpla diligentemente con su patria; pero se insta además a orar muy fuertemente, para que su presencia en el teatro de operaciones sirva para los propósitos de Dios y de su país. Donde haya odio se pueda sembrar amor, donde hayan lamentos y lloro, se pueda aplicar palabras de consolación, esto es el amor de Cristo.
Los actos de guerra en que pudiesen verse involucrados los miembros de la iglesia quedan sujetos al concepto de la obediencia debida al mando superior y de este modo quedan representados en ellos.
Desgraciadamente en ocasiones los gobiernos toman decisiones equivocadas. Eso puede llegar a tener terribles consecuencias para los miembros de la Iglesia en ambos bandos. Por ejemplo en la Segunda Guerra Mundial, estaban en ambos bandos de la contienda. Sin embargo las personas individuales no son responsables de estas decisiones de los gobiernos. Aunque si se requiere que entre en un ejercito se debe de atener a la mejor conducta posible.

Doctrina y conductas

Oran a Dios el Padre en el nombre de Jesucristo en forma personal y familiar las veces que uno lo necesita al día, y también en sus reuniones. Estudian las escrituras en sus hogares. Pagan el 10% de sus ingresos como diezmo (los cuáles son empleados en construcciones y/o remodelaciones de Capillas, Templos,etc.), y ayunan una vez al mes, donando para los pobres el dinero que se hubieran gastado en comida.

Se reúnen en la Iglesia los domingos para recordar por medio de la Santa Cena el sacrificio de Jesucristo. Muchos de ellos tienen cargos en la Iglesia, los cuales son temporales y gratuitos, esto es, Obispos, secretarios, consejeros, presidentes.

Solamente los Doce Apóstoles y el profeta y sus dos consejeros tienen cargos vitalicios, pero no por dinero.

Los varones salen a una misión proselitista a los 19 años de edad, la cual tiene dos años de duración (año y medio para las mujeres y matrimonios mayores, los cuales también pueden salir en misiones proselitistas). Se los reconoce fácilmente por una placa negra que dice "Élder" (o "Hermana") y su apellido, y el nombre de la Iglesia.

Ofrendas y diezmos.

Los miembros fieles aportan con ofrendas de ayuno al dispensario de la iglesia en forma de dinero efectivo, el ayuno es un compromiso de aportar lo que no se consume en 24 horas, esto es privarse de comer y beber por ese lapso de tiempo. Las ofrendas van en ayuda de los pobres y necesitados de la Iglesia. Los miembros fieles se comprometen a cumplir con el diezmo que es el 10% de sus ganancias, con este dinero se financia la obra misional, las imprentas, los programas de empleo y sus beneficios y en general a la administración y mantención de templos y capillas. El diezmo es considerado un mandamiento dentro de la doctrina mormona.

La palabra de Sabiduría.

No beben alcohol, no fuman ni beben café ni , y se oponen al uso de drogas perjudiciales. O cualquier otro producto que dañe la salud de la persona. Después todo es permitido, de llevar una dieta normal. Además siguen una dieta de granos, frutas y verduras y carnes en moderación, a esto se le conoce como la "Palabra de Sabiduría" la cual se considera como un mandamiento. Los miembros dicen que el cuerpo es un don preciado que Dios nos dio. Pero esto va más allá que solo la prohibición de comer y beber ciertos alimentos. En el aspecto físico además recomienda no ingerir ningún alimento perjudicial para la salud, alimentarse equilibradamente, esa es la idea general. Además de estas regulaciones en la dieta, recomienda hacer ejercicio para tener un cuerpo saludale, ya que se cree que el cuerpo es el templo del espíritu (1 Co. 3:16-17). El deporte o cualquier actividad que busque el objetivo de una mejor salud mental o física es bienvenido e incentivado entre sus adeptos. Lógicamente, también se apoya el bañarse a menudo. Con objeto de ayudarnos a tener cuerpos y mentes vigorosos, Dios le dio una ley de salud a José Smith en 1833. Dicha ley se conoce como la Palabra de Sabiduría. No solo incluye el aspecto físico sino el mental y espiritual. Por esto se insta a los miembros a educarse adecuadamente para conseguir mejores y variados puestos de trabajo para lograr la autosuficiencia. También a sus miembros se les insta a ser buenos creyentes y ciudadanos. Los miembros dicen que Dios promete grandes bendiciones físicas y espirituales a los que cumplan con la Palabra de Sabiduría. "Hoy en día, la comunidad científica promueve algunos de esos mismos principios que nuestro Dios amoroso dio a José Smith hace casi dos siglos" dicen los miembros.

Aborto

La Iglesia de Jesuscristo de los Santos de los Ultimos Días se opone al aborto, catalogándola como "una maldad cruda",[50] "envilecedora y que inevitablemente provoca remordimiento, pesar y lamentación"[51] , incluyendo el aborto de embarazo avanzado.[52] Sin embargo, acepta el aborto en limitados casos, por ejemplo, si la concepción fue provocada por violación o incesto, cuando la vida de la madre está en peligro, según autoridades médicas competentes y en casos en que esté evidenciado que el feto padece defectos graves que no le permitirán vivir después de nacer. Aún así, en estos casos, se recomienda que la madre debe de reflexionar al respecto y buscar, junto con su familia y líderes eclesiásticos, la guía de Dios, antes de tomar una decisión.[51] [50] La Iglesia ofrece servicios de adopción, especialmente para matrimonios que que tienen dificultades para tener hijo, y así lo requieran.

La poligamia

Artículo principal: Poligamia

El controversial principio del matrimonio plural fue recibido por el profeta mormón José Smith a modo de revelación, al cuestionar el justificativo por el cual Abraham y otros profetas bíblicos podían tener muchas esposas y concubinas,[53] y si la práctica se consideraba adulterio. La respuesta aparece descrita en la sección 132 del libro de Doctrina y Convenios -dada el 12 de julio de 1843- en la que se refiere que, tal como ocurrió con Abraham, Moisés, Salomón y otros en el pasado bíblico, "queda justificado; no puede cometer adulterio"[54] En octubre de 1843, dio instrucciones a su secretario "de proceder judicialmente contra aquellas personas que estaban predicando, enseñando o practicando la doctrina de la pluralidad de esposas ... constantemente he dicho que ningún hombre tendrá más de una esposa a la vez, a menos que el Señor dicte lo contrario."[55] [56] Brigham Young y algunos de sus seguidores en el territorio de Utah practicaron la poligamia. El congreso de los Estados Unidos dictó una serie de resoluciones legales en 1862[57] en relación a la poligamia causando que muchos Santos de los Últimos Días fuesen encarcelados, perdieran propiedades y otras repercusiones por su adherencia al matrimonio plural.

Unos 45 años después de la revelación de José Smith, luego de que la constitución de su país hiciera ilegal el matrimonio plural, y después de años de seria turbulencia social por la práctica de la poligamia en Utah, Wilford Woodruff, en ese entonces presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, negó públicamente, el 6 de octubre de 1890, las acusaciones por parte de miembros del ministerio del interior de ese país, de que la Iglesia enseñaba y practicaba la poligamia, y que la Iglesia no se permitía "a persona alguna su práctica."[58] [59]

Gordon B. Hinckley, 15to presidente de la Iglesia aclaró públicamente en 1998, que hacía ya más de un siglo, "Dios reveló claramente a Su profeta Wilford Woodruff que la práctica del matrimonio plural debía suspenderse, lo cual significa que ahora está en contra de la ley de Dios. Incluso en los países en los que la ley civil o la ley religiosa permite la poligamia, la Iglesia enseña que el matrimonio debe ser monógamo y no acepta entre sus miembros a los que practican el matrimonio plural."[51]

El Libro de Mormón enseña que el tener muchas esposas es una práctica inicua, causa heridas emocionales y que ningún hombre ha de tener salvo una esposa.[60]
""Esta Iglesia no tiene absolutamente nada que ver con la gente que practica la poligamia; ellos no son miembros de esta Iglesia... Si a alguno de nuestros miembros se le sorprende practicando el matrimonio plural, se le excomulga, que es la pena más seria que la Iglesia puede imponer. Los que tal hacen no sólo contravienen directamente la ley civil, sino que quebrantan la ley de esta Iglesia".[51]

El arrepentimiento, una forma de progresar

Artículo principal: Arrepentimiento

El arrepentimiento, fundamentado en la fe en Jesucristo, es uno de los más importantes baluartes y mecanismos del evangelio de Cristo enseñado en la Iglesia SUD (Santos de los Últimos Días) para que un miembro pueda progresar espiritualmente.[61] Se enseña que a toda persona que incurre en pecado o transgresión, se le insta al proceso del arrepentimiento de sus acciones, esto es, con un corazón quebrantado, un espíritu contricto y la firme determinación de dejar el error. No se enseña bajo el fundamento de inclemencia, sino uno de gracia y micericorida divina.[62]

La Santa Cena es un simbolismo sagrado asociado al arrepentimiento en el que, en forma simbólica, se toma sobre si el nombre de Cristo y los pecados son lavados mediante la representación del cuerpo y la sangre expiatoria del Salvador.

La Iglesia maneja el término de pecados mayores, es decir, faltas graves a ciertos mandamientos de Dios y estatutos de la Iglesia, en el cual el mecanismo de reparación actúa en otra forma. Primero, se reconoce que se está en pecado o transgresión y que este estado, impide al miembro alcanzar la exaltación. Segundo, la confesión es necesaria para activar los mecanismos de justicia de la iglesia y aquellos establecidos por Dios. Tercero, el arrepentimiento es el pleno reconocimiento del error, el alcance de este, y la firme determinación de realizar una rectificación. Cuarto, se espera que el individuo asuma un cambio de mente, a un cambio de actitud que le anime a no volver a cometer el pecado. Habiendose cumplido estos pasos, el pecado ya no es tenido en cuenta por Dios ni la Iglesia, y el miembro puede seguir progresando hacia la vida eterna, un simbolismo de "volver a Dios".[62]

Cuando esto no ocurre, es decir, no hay deseo de rectificar o reparar, cuando se ignora deliberadamente el alcance de los pecados, la Iglesia puede determinar la suspensión y/o la excomulgación del miembro.

Los términos «mormón» y «mormonismo»

El término Mormón es por el Libro de Mormón, que identifica a la iglesia en la comunidad protestante y restauracionista. El término «mormonismo» se aplica de manera específica al «movimiento» social generado a partir de 1820 a raíz de esta Restauración progresiva del Evangelio desde el estado de Nueva York, en el Este estadounidense y en los años sucesivos por los estados de Ohio, Missouri, Illinois y Utah. Su influencia inicial también se sintió en Inglaterra y en algunas islas del Pacífico.

Familiarmente se usa el sobrenombre «mormones» a sus fieles, sobrenombre derivado de su aceptación del Libro de Mormón. Aunque no lo consideran ofensivo, los miembros de la iglesia prefieren ser llamados Santos de los Últimos Días, que es el nombre formal con el que solicitan ser referidos en los medios.

Organización

El Centro de Administración de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Salt Lake City
El Centro de Administración de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Salt Lake City

La iglesia, restaurada el 6 de abril de 1830, afirma ser la restauración de la Iglesia original que ha existido en todas las épocas de la tierra y que permaneció en apostasía desde el martirio de los apóstoles de Jesucristo. La Iglesia está dirigida bajo una organización que afirma ser históricamente semejante a la dejada por los apóstoles de Jesucristo, con profetas y apóstoles presidiendo a la Iglesia. En tal respecto José Smith, Hijo (Joseph Smith Jr., 1805-1844), y los demás profetas que le han sucedido son considerados profetas, cada uno aconsejado por un quórum de doce hombres considerados apóstoles.

Liderazgo

Así como Pedro, Santiago y Juan fueron los principales líderes en los tiempos del Nuevo Testamento, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es presidida por tres hombres conocidos como la Primera Presidencia, formada por el Profeta, o Presidente de la Iglesia, y sus dos Consejeros. De acuerdo con este mismo modelo apostólico, se distingue un cuerpo de doce apóstoles vivientes, por medio de los cuales es difundido su mensaje en todo el mundo.

La Primera Presidencia, el Quórum o «Consejo de los Doce Apóstoles», el Obispado Presidente y ocho Quorumes de Setentas, conforman lo que los Santos de los Últimos Días conocen como «Las Autoridades Generales» de la Iglesia, es decir, los líderes con autoridad a nivel mundial en los asuntos de la Iglesia. Actualmente, el presidente de la Iglesia es Thomas S. Monson,[63] considerado también como profeta, vidente y revelador de la Iglesia.

A nivel local la Iglesia se divide en unidades llamadas «estacas» (analogía a las estacas de una tienda de campaña que la sostiene, la tienda de campaña simboliza a la Iglesia), divididas a su vez en unidades más pequeñas llamadas «barrios». Cada estaca es presidida por una Presidencia de Estaca compuesta por un Presidente y dos Consejeros. Los barrios son dirigidos por Obispos que son también asistidos por dos consejeros, formando el Obispado del Barrio.

Cada barrio está compuesto por un número reducido de miembros que viven cerca unos de otros y que se relacionan entre ellos como una sola familia. Se visitan mutuamente y procuran conocer sus necesidades para convertirlas en oportunidades de servicio. Debido a que su actitud está mayormente orientada hacia el servicio, los miembros ocupan posiciones de liderazgo denominadas «llamamientos» de manera totalmente voluntaria y sin recibir pago alguno.

Hombres

Los hombres, a partir de 12 años de edad y segun su dignidad, pueden recibir el Sacerdocio Aarónico o Preparatorio (dependiendo de sus edades son llamados en distintos oficios del Sacerdocio, así: diáconos, maestros, presbíteros). A su vez a los 18 años de edad reciben, según su dignidad, el Sacerdocio de Melquisedec, o Mayor y depediendo de su edad y fidelidad son llamados: élderes, sumos sacerdotes, etc...

Mujeres

Las mujeres mayores de 18 años de edad están organizadas en una organización mundial llamada la Sociedad de Socorro, conocidas internacionalmente por sus contribuciones caritativas. Los hombres y mujeres a partir de los 18 años de edad y que están solteros se les conoce como adultos solteros (ellos pertenecen también a sociedad de socorro y a sacerdocio). Los jóvenes de 12 a 18 años de edad se les conoce como hombres jóvenes y pertenecen también al sacerdocio. A las mujeres de entre 12 y 18 años de edad se les conoce como mujeres jóvenes y su lema es: «somos hijas de un padre celestial que nos ama y nosotras le amamos a él. Seremos testigos de Dios en todo tiempo, en todas las cosas y en todo lugar, a medida que procuremos vivir de acuerdo con los valores de las mujeres jóvenes que son: fe, naturaleza divina, valor individual, conocimiento, elección y responsabilidad, buenas obras e integridad. creemos que al aceptar y poner en practica estos valores estaremos preparadas para fortalecer el hogar y la familia, hacer convenios sagrados y cumplirlos, recibir las ordenanzas del templo y gozar de las bendiciones de la exaltación».

Los llamamientos conforman diferentes organizaciones orientadas hacia la atención de grupos específicos: la Asociación Primaria, dedicada a los niños; las asociaciones de Hombres y Mujeres Jóvenes, para la atención de la juventud; el Quórum de Élderes y la Sociedad de Socorro, para los hombres y mujeres adultos o para los jóvenes casados; la Escuela Dominical, para la enseñanza regular de las Escrituras y el Evangelio. Tienen también programas de música, arte, cultura, deporte y otras actividades de crecimiento. Los Santos de los Últimos Días consideran que estas oportunidades de educación y servicio contribuyen al desarrollo de su propia sensibilidad y les sirve de estímulo para procurar el perfeccionamiento de su espíritu.[El Domingo es el día de Reposo, esto consiste en adorar a Dios, en que este sea un Dia dedicado integramente a Él, a la Familia y/o a los necesitados, enfermos, etc. Esto se ve reflejado en Exodo 20:8-11 (Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en el obra alguna, tu, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó). Ese día no se realiza ninguna actividad deportiva, cultural, etc. dentro de la Iglesia, mas en el resto de la semana, si se pueden realizar dentro de la Iglesia dichas actividades y otras, ya que las capillas de los Santos de los Últimos Días, cuentan con las instalaciones necesarias, en la mayoría de los casos].
Los Iglesia enseña que es Dios quien debe guiar todos los esfuerzos que los miembros realicen en sus llamamientos, a través de la comunicación con cada uno de ellos. A este principio se le conoce como el de la «revelación contínua». Dios continúa comunicándose con los líderes de Su Iglesia, tal como la Biblia relata que sucedía en los tiempos del Nuevo Testamento.

Notas

  1. Articulo de Fe No. 1: "Nosotros creemos en Dios el Eterno Padre, y en su Hijo Jesucristo, y en el Espíritu Santo."[1]
  2. "LDS Church says membership now 13 million worldwide", Salt Lake Tribune, June 25, 2007.
  3. Press Release, LDS Church, "One Million Missionaries, Thirteen Million Members", 25 June 2007.
  4. Encarta [2]
  5. History of the Church, Tomo 1, Capítulos 1–5. Citado en Historia de José Smith (en español). Último acceso 13 de abril, 2008.
  6. José Smith Historia 1:19. [3] (en español). Publicada por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Último acceso 13 de abril, 2008.
  7. José Smith-Historia 1:27. [4] (en español). Publicada por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Último acceso 13 de abril, 2008.
  8. Church History in the Fulness of Times - Student Manual [5]
  9. El Libro de Mormón en Español [6]
  10. Comunity of Christ. The Early Church (1830) (en inglés). Consultado el 13 de abril, 2008.
  11. Doctrina y Convenios, 28:9 [7]
  12. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (2000). Las Escrituras (en español). Principios del Evangelio Capítulo 10, pp 54-55. Intellectual Reserve, Inc.. Consultado el 13 de abril, 2008.
  13. Doctrina y Convenios sección 25. Revelación dada por medio de José Smith, en Harmony, Pensilvania, en julio de 1830 (History of the Church, 1:103–104). (Véase el encabezamiento de la sección 24 de Doctrina y Convenios).[8]
  14. Journal of Discourses 1860, 7:164 - citado por Facts On The Book Of Mormon Witnesses, Institute for Religious Research, último acceso web: 14 de abril, 2008.
  15. Ezra Taft Benson, “‘Come unto Christ, and Be Perfected in Him’,” Ensign, May 1988, 84. [9]
  16. Dallin H. Oaks. Family History: “In Wisdom and in Order,” Ensign, June 1989. [10]
  17. a b Mormon.org. La Obra Misional (en español). Una introducción a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Consultado el 13 de abril, 2008. “Más de 60.000 misioneros voluntarios van por todo el mundo compartiendo el gozo que han encontrado gracias al Evangelio. La mayoría son jóvenes solteros que rinden servicio de jornada completa por 18 o 24 meses que sufragan con sus propios gastos”
  18. Mormon.org. Reserven una noche de la semana para la familia (en español). Una introducción a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Consultado el 13 de abril, 2008.
  19. a b c Gordon B. Hinckley. ¿Por qué tener templos? (en español). El Propósito de los Templos. lds.org. Consultado el 13 de abril, 2008. “Estos edificios, a diferencia de los miles de centros de adoración regulares que posee la Iglesia en todo el mundo, son exclusivos y diferentes en propósito y función de cualquier otro edificio religioso. Lo que los distingue no es su tamaño ni su belleza arquitectónica, sino la obra que se lleva a cabo dentro de ellos.”
  20. lds.org. Los templos y la historia familiar(en español). Consultado el 13 de abril, 2008. “La Iglesia permite el acceso a esos registros en la Biblioteca de Historia Familiar de Salt Lake City y en más de 3.000 centros de historia familiar locales. La Iglesia también ha desarrollado enormes bases de datos de información genealógica.”
  21. Mormon.org. Bendiciones para nuestros antepasados (en español). Una introducción a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Consultado el 13 de abril, 2008. “En los santos Templos, los miembros de la Iglesia pueden llevar a cabo esas ordenanzas a favor de sus antepasados ya fallecidos. Esto hace posible que los que no recibieron esas ordenanzas, las acepten, si lo desean, y regresen a vivir algún día con nuestro Padre Celestial.”
  22. Official Web site of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints. Growth of the Church (en inglés). LDS Newsroom. Consultado el 13 de abril, 2008.
  23. a b c Official Web site of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints. Temples(en inglés). LDS Newsroom. Consultado el 13 de abril, 2008. “There are 134 temples throughout the world either in operation, under construction or announced.”
  24. Datos del Informe Estadístico desde el 31 de diciembre de 2006. Informe estadístico de 2006
  25. Official Web site of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints. Missionary Program (en inglés). LDS Newsroom. Consultado el 13 de abril, 2008.
  26. En Europa, la Iglesia ha estado presente desde 1840, en misiones en Inglaterra, posteriormente se establecieron ramas en Alemania, España, y otros países escandinavos, incluyendo países de la ex-orbita socialista.
  27. En Sudamérica, Chile es uno de los países que ha tenido un mayor crecimiento en miembros.
  28. La Perla de Gran Precio - Libro de Abraham 4:1-3. [11]
  29. Doctrina y Convenios 132:19-20. [12]
  30. a b c Principios del evangelio, pág. 230. Como lograr un matrimonio celestial , pág. 130. [13]
  31. Wolfgang H. Paul. El don del albedrío. Conferencia General; abril de 2006. [14]
  32. Journal of Discourses of Brigham Young, tomo XI, pág. 272; citado en Deberes y bendiciones del sacerdocio, pág. 242.
  33. "Como lograr un matrimonio celestial", pág. 129
  34. Libro de Mormon - 2 Nefi 25:26. [15]
  35. Juan 14:6
  36. Efesios 5:23
  37. Biblia - Hechos 10:42
  38. Juan 3:5
  39. a b c BBC (enero 2005). The Temple (en inglés). Religion and Ethics. Consultado el 13 de abril, 2008.
  40. a b c Russell M. Nelson, Testigos de las Escrituras, (en español). Liahona, Nov 2007, 43–45. Último acceso 13 de abril, 2008.
  41. Véase Artículo de Fé N° 8: "Creemos que la Biblia es la palabra de Dios hasta donde este correctamente traducida; también creemos que el Libro de Mormón es la palabra de Dios."
  42. M. Russell Ballard, El milagro de la Santa Biblia (en español). Liahona, mayo de 2007, 80–82. Último acceso 13 de abril, 2008.
  43. Ezra Taft Benson, A New Witness for Christ, Ensign, Nov 1984, 6. Último acceso 13 de abril de 2008.
  44. Robert D. Hales, Las Santas Escrituras: El poder de Dios para nuestra salvación, (en español). Liahona, Nov 2006, 24–27. Último acceso 13 de abril de 2008.
  45. History of the Church [Historia de la Iglesia], 1:98–101, 131–139.
  46. La traducción se publicó en serie en el periódico Times and Seasons, empezando el 1º de marzo de 1842 en Nauvoo, Illinois. (History of the Church, 4:519–534.)
  47. véase Doctrina y Convenios 45:60–61, donde aparece el precepto divino de empezar la traducción del Nuevo Testamento
  48. History of the Church, 1:1–44
  49. Véase en el Antiguo Testamento, Amós 3:7
  50. a b Gordon B. Hinckley. Caminando a la luz del Señor. Conferencia General semestral número 168, octubre de 1998. [16]
  51. a b c d ¿Qué pregunta la gente acerca de nosotros? Conferencia General, octubre de 1998. Salt Lake City, Utah. [17]
  52. Neal A. Maxwell. Conferencia General anual número 169, abril de 1999. [18]
  53. La Biblia indica que Abraham, Jacob, y otros siervos del Seños tenían múltiples esposas (véase Génesis 16:1–3; 29:23–30; 30:4, 9; Jueces 8:30; 1 Samuel 1:1–2)
  54. Doctrina y Convenios 132:61 [19]
  55. Joseph Smith, 5 de Octubre de 1843, Enseñanzas del Profetas José Smith, Pág. 399
  56. Documentary History of the Church 6:46
  57. Gospel Topics - lds.org: Polygamy (Plural Marriage). [20]
  58. DECLARACIÓN OFICIAL — 1. Salt Lake City, Utah, a 6 de octubre de 1890. [21]
  59. Conferencia de la Estaca Cache, Logan, Utah, domingo 1º de noviembre de 1891. Publicado en Deseret Weekly, del 14 de noviembre de 1891. [22]
  60. Libro de Mormon - Jacob 1:15, 2:27,35
  61. Principios del Evangelio. Intellectual Reserve, Inc. 2000, pág. 122. [23]
  62. a b Richard G. Hinckley. El arrepentimiento, una bendición del ser miembro de la Iglesia. Conferencia General, abril de 2006. [24]
  63. "Thomas S. Monson Nuevo presidente de la Iglesia De Jesucristo SUD."[25]

Enlaces externos

Sitios oficiales
Sitios Oficiales por País
Sitios No Oficiales
Sitios de Investigación pro mormona
Enlaces opositores / críticos

Buscar este blog

Cargando...