martes, 15 de abril de 2008

Arca de Noé

Arca de Noé

Pintura del estadounidense Edward Hicks (1780-1849), que muestra a los animales embarcando de dos en dosPintura del estadounidense Edward Hicks (1780-1849), que muestra a los animales embarcando de dos en dos

Según la Biblia, el Arca de Noé fue una enorme embarcación construida por orden de Dios (Yahvé) para la salvación de Noé (la única persona justa en ese entonces). Dios permitió que entrase la familia de Noé y una pareja de cada especie animal, para preservarlos del diluvio universal.

La historia bíblica

Véase también: Diluvio universal

La historia del Arca de Noé, según los capítulos 6 al 9 del libro del Génesis, comienza con que al observar Yahvé el comportamiento malvado de la especie humana, le pesó haberla creado y se indignó en su corazón. Decidió inundar toda la Tierra y destruir todas las especies en general.

Sin embargo, encontró a un buen hombre que halló gracia ante sus ojos, Noé. «Un hombre justo y cabal entre la gente de su tiempo», y decidió que a él le correspondería mantener el linaje de los hombres. Yahvé dijo a Noé que construyera un arca, y que llevara con él a su esposa, a sus hijos Sem, Cam y Jafet, y a las esposas de éstos. Adicionalmente, tenía que llevar de todos los animales: de los puros debía tomar siete parejas y de los impuros una sola pareja (un macho y una hembra), y para suministrarles alimentos, le dijo que tomara y almacenara la comida necesaria.[1]

Cuando Noé completó el arca, entraron él, su familia y todos los animales. «Aquel día fueron rotas todas las fuentes, y las cataratas del cielo se abrieron, y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches». El diluvio cubrió hasta las montañas más altas. y todas las criaturas de la Tierra murieron; sólo Noé y los que estaban con él en el arca sobrevivieron.[2]

Finalmente, después de muchos días, el arca se asentó en el monte Ararat, y las aguas retrocedieron por algunos días hasta que emergieron las cimas de las montañas. Entonces Noé envió a un cuervo que «salió, y estuvo yendo y volviendo hasta que las aguas se secaron sobre la tierra». Luego Noé envió una paloma, que regresó porque no tuvo donde posarse. Noé envió de nuevo a la paloma y regresó con una hoja de olivo en su pico, y entonces supo que las aguas se habían retirado. Noé esperó siete días más y envió a la paloma una vez más, y esta vez el ave no regresó. Entonces él y su familia y los animales salieron del Arca, y Noé ofreció un sacrificio a Yahvé, y este decidió que nunca volvería a maldecir a la Tierra debido al hombre, y que no volvería a destruir toda la vida en ella.[3]

Para recordar esta promesa, Yahvé puso un arcoiris en las nubes y dijo, “Y sucederá que cuando haga venir nubes sobre la tierra, se dejará ver entonces mi arco en las nubes, y lo veré, y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, de todo tipo sobre la tierra".[4]

Descripción

La Biblia dice que era un arca de madera resinosa con compartimentos, calafateada por dentro y por fuera. Los planos dados a Noé para la construcción del arca tenía dimensiones gigantescas: 135 m de largo, por 22,5 m de ancho y 13,5 m de alto. Detallando escrupulosamente que hiciera un tragaluz a medio metro del remate, una puerta al costado y tres cubiertas superpuestas.

La historia del Arca según la hipótesis documentales

De acuerdo a una escuela de críticas de textos modernos — la hipótesis documentales— la historia del Arca contada en el Génesis está basada en dos fuentes originalmente cuasi-independientes, y no alcanzó su forma presente hasta el siglo V antes de nuestra era. Estas hipótesis sostienen que el proceso de composición en el transcurso de muchos siglos ayuda a explicar la aparente confusión y repetición en el texto. Sin embargo, muchos judíos ortodoxos y cristianos tradicionales rechazan este análisis, y afirman que la historia del Arca es cierta, que tiene un solo autor (Noé), y que las faltas percibidas pueden explicarse racionalmente.

La historia del Arca contada en el Génesis tiene paralelos en el mito sumerio de Utnapishtim, que cuenta cómo un antiguo rey fue advertido por su dios personal de que construyera una embarcación en la que escaparía de un diluvio enviado por el consejo superior de los dioses.

Se han hallado paralelismos menos exactos en otros culturas alrededor del mundo. La historia del Arca ha sido objeto de amplias elaboraciones en las variadas religiones abrahámicas, que mezclan soluciones teóricas a problemas prácticos (por ejemplo, cómo Noé se habría deshecho de los excrementos de los animales) con interpretaciones alegóricas (por ejemplo, el Arca sería un precursor de la iglesia cristiana, que ofrece salvación a la humanidad).

A comienzos del siglo XVIII, el crecimiento de la biogeografía como una ciencia significó que pocos historiadores naturales sintieran que podían justificar una interpretación literal de la historia del Arca. No obstante, algunos fundamentalistas bíblicos continúan explorando la región del monte Ararat (en el noreste de Turquía), donde la Biblia dice literalmente que se asentó el Arca de Noé.

Notas

Véase también

Enlaces externos

Commons

  • Colabora en Commons. Commons alberga contenido multimedia sobre Arca de Noé.
  • BibliaLegal.com.br (texto bíblico acerca de la creación del Arca de Noé).
  • YHWH.es (información arqueológica del arca de Noé).
  • [1] (Estudios viabilidad técnica Arca de Noé por ingeniero naval).
Referencia: Arca de Noe, de la enciclopedia libre Wikipedia

1 comentario:

vidalchu dijo...

Amigos: mucha polémica acompaña al mítico arca, su misión y presunto lugar donde se posó.
La historia está desubicada, y aporto pruebas palpables sobre éste y otros enigmas bíblicos en www.lascosasdechurruca.com, que no deja indiferente a nadie.
Espero os sirva de algo.
Un abrazo. Vidal.

Buscar este blog

Cargando...