miércoles, 11 de febrero de 2009

José Pablo Feinmann

José Pablo Feinmann

José Pablo Feinmann es un escritor, ensayista, docente y filósofo argentino. Nació en la ciudad de Buenos Aires en marzo de 1943. Es licenciado en Filosofía por la Universidad de Buenos Aires (UBA) y se desempeñó como profesor de esta materia en esa casa de estudios durante los primeros años de la década de los setenta, hasta el 1974.

En 1973 fue fundador del Centro de Estudios del Pensamiento Latinoamericano, en el Departamento de Filosofía de la UBA. Trabajó como colaborador en diversos medios periodísticos y en 2007 dicta cursos de filosofía y escribe en el diario Página/12 de Buenos Aires columnas de actualidad política, literatura y cine.

Además, en 2008 conduce los programas de televisión "Filosofía aquí & ahora", emitido por el canal Encuentro (del Ministerio de Educación), y "Cine con texto", emitido por Canal 7.

Obra 

Novelas 
1978: Últimos días de la víctima
1981: Ni el tiro del final
1986: El ejército de ceniza
1990: La astucia de la razón
1992: El cadáver imposible
1994: Los crímenes de Van Gogh
2000: El mandato
2003: La crítica de las armas
2005: La sombra de Heidegger
Ensayos [editar]
1982: Filosofía y nación
1987: López Rega, la cara oscura de Perón
1988: Escritos para el cine
1998: La sangre derramada
1999: Dos destinos sudamericanos
2000: Pasiones de celuloide
2004: La historia desbocada
2006: ¿Qué es la filosofía?
2006: El cine por asalto
2008: "La filosofía y el barro de la historia"

Guiones de Cine  
1982: Últimos días de la víctima
1984: En retirada
1985: Luna caliente
1987: Tango bar
1988: Matar es morir un poco (Two to tango, coproducción de Argentina y EE. UU.)
1989: Cuerpos perdidos (Corps perdus, coproducción de Argentina y Francia)
1990: Negra medianoche (Play murder for me, coproducción de Argentina y EE. UU.)
1992: Al filo de la ley
1994: Facundo, la sombra del tigre
1996: Eva Perón
1999: El visitante
1999: Ángel, la diva y yo
2000: El amor y el espanto
2004: Ay, Juancito

Teatro 
1998: Cuestiones con Ernesto Che Guevara
2002: Sabor a Freud

Opiniones politicas  
Luego de las elecciones a jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de 2007, criticó a algunos electores porteños cuando el empresario Mauricio Macri (candidato del partido Propuesta Republicana) consiguió un 61% de los votos, en segunda vuelta, venciendo a Daniel Filmus (candidato del Frente para la Victoria ).

En su columna en el diario Página/12, Feinmann escribió: «Que [Macri] me haya criticado porque infirió que yo dije que la clase media es fascista resulta, cuanto menos, elegir un blanco errado. Esa frase había salido en la tapa de la revista Barcelona y yo la repetí».

En una entrevista,1 el periodista Jorge Fontevecchia le comentó a Feinmann que cuando ganó Macri, Feinmann había polemizado con Filmus porque a éste no le había gustado una frase suya sobre la clase media.
«Eso fue una tapa de la revista Barcelona, que me resultó muy graciosa. Me divierto mucho con esa revista, digan cosas a favor o en contra de mí. Una tapa decía: “Con el crecimiento económico, la clase media recuperó su habitual nivel de fascismo”, y la cité».
Feinmann también cargó contra la calidad que tienen los taxistas porteños como electores, famosos por sus opiniones generalmente de derecha (sin embargo se ocupó de aclarar que esa no es la condición de TODOS los choferes de taxis): «El votante de Macri es el taxista al que Radio 10 [propiedad de Macri] le “hace el bocho” todo el día». (Pagina12.com.ar).

Referencias  

 Entrevista en el diario Perfil

Enlaces externos 

1 comentario:

pedro paraíso dijo...

José Pablo Feinmann escribió un libro con el título fascinante El Poder Mediático, subtitulado Una Filosofía Política. Vd. puede encontrar abajo mi opinión.
¿Quién es un filósofo? ¿Alguna persona que es capaz de citar a otros filósofos? ¿Alguna persona que puede refeccionar de fenómenos actuales? ¿Alguna persona quién muestra saber razonar lógicamente, así logrando algún entendimiento de nuestro mundo? Esas preguntas erigen leyendo el libro nuevo de José Pablo Feinmann. Por cierto, el autor escribe entretenidamente, como en efecto fuera un escritor literario. Esto es un cumplido. El erudito Feinmann he leído muchísimo, de (¡santo!) Tomás de Aquino a los filósofos “modernos”, de estos mayormente Señor Feinmann, tengo un comentario de su libro reciente:
los alemanes y de estos favoritamente Martín Heidegger.
¿Por qué esto? El libro está llenado con un montón de ejemplos de la media no cuestionándolos sino poniéndosenos con gran seguridad que estas medias gobernar nuestra vida democrática; me parece que estos ejemplos están copiados de contribuciones en algunos periódicos. La tesis no es de ningún modo original; hace muchas décadas es un tópico importante entre los politólogos. Estos dichos no habían tirados la misma conclusión absolutamente negativa de nuestro autor. Por eso, es muy decepcionante que el libro contenga ninguna discusión con estos politólogos para hacer aceptable su conclusión de valor opositora. Además, se podría esperar con razón que Feinmann haya hecho todo lo posible para demostrar negativamente los hechos en que su tesis sería basada. La mera cumulación de ejemplos aislados no puede formar en ninguna manera una demostración. Como nuestro filosofo declara a priori que no es un adepto de Escuela de Viena, no resulto ser capaz de hacer caso de acertar objetivamente los hechos relatados.
Más peor es que no se pueda reconstruir las líneas lógicas de Feinmann. ¿No habría sido evidente comenzar el discurso con una circunscripción clara del fenómeno del poder? Está evidente que el vocablo ´poder´ se refiere más o menos a la capacidad de restringir el comportamiento de otras personas, como, por ejemplo, Max Weber ha indicado tan convencidamente. ¿La tesis de Feinmann va a deducir meticulosamente desde una noción como esta? Por otro lado, ¿no nos da las medias nuevas positivamente la oportunidad gigante de controlar nuestra democracia?
Hay otro tema que vale llamar la atención. Feinmann cree que nuestras medias actuales pueden ser caracterizadas por la atención para el culo femenino. Incluso habla de ´culocratia´. Por mucha interesante y aún cómica que esta posición sea, el autor no nos la demuestra convencidamente - ni, de nuevo, a la altura de la evidencia del fenómeno, y tampoco por la derivación lógicamente de la relevancia de esta observación para su discurso. ¡Qué lastima!
Concluyendo, no creo que el libro merezca el epíteto ´filosófico´, a causa de que - en mi opinión – no sólo los hechos sino también los razonamientos son de una naturaleza no teniendo ningún compromiso. El libro de Feinmann contiene un gran desorden inherente. Por eso, quizás sea de una índole literatura.
Pedro Paraíso, Buenos Aires, 26 de octubre 2013
39dsrjnedyi

Buscar este blog

Cargando...