miércoles, 11 de febrero de 2009

Rudolf Virchow

Rudolf Virchow

Dr. R.L.K. Virchow

Rudolf Ludwig Karl Virchow, nació el 13 de octubre de 1821 en SchivelbeinPomerania (Prusia) y fallece el 5 de septiembre de 1902 en Berlín. Fue médico y es considerado como uno de los más prominentes patólogos del siglo XIX. Además de su labor científica, también es reconocido como estadista alemán, al haber ocupado diversos cargos públicos.

Fue pionero del concepto moderno del proceso patológico al presentar su teoría celular, en la que explicaba los efectos de las enfermedades en los órganos y tejidos del cuerpo. Enfatizando que las enfermedades surgen no en los órganos o tejidos en general, sino, de forma primaria en células individuales. Gracias a lo cual acuñó el término “Omnis cellula ex cellula” (“cada célula es derivada de otra célula [ya existente]”).

Fue nominado en 1902 al Premio Nobel de Medicina y Fisiología, junto al español Santiago Ramón y Cajal; siendo este último el ganador. Además fue el ganador de la Medalla Copley en 1892.

Primeros años  

En 1839, Virchow empezó a estudiar medicina en el Instituto de Medicina Friederich Wilhelm de la Universidad de Berlín y se graduó como doctor en medicina en 1843. Como interno en el Hospital de Charité estudió histología patológica y en 1845 publico un artículo en el cual describía uno de los dos primeros casos reportados de leucemia. Este artículo es muy reconocido aún en la actualidad.

En 1847 empezó, junto a Benno Reinhardt, una nueva revista, Archiv für Pathologische Anatomie und Physiologie, und für klinische Medizin (Archivos de Anatomía patológica y Fisiología, y para Medicina clínica). Después de la muerte de Reinhardt en 1852, Virchow continuó como editor de la revista, que hoy se conoce como Archivos Virchow.

En 1848 Virchow fue nombrado titular de la cátedra de Anatomía Patológica, recién establecida en la Universidad de Würzburg (la primera cátedra de ese tipo establecida en Alemania). Durante sus primeros 7 años en ese puesto, el número de estudiantes de medicina en la Universidad se incrementó de 98 a 388. Educó ahí a muchos hombres que después se convirtieron en médicos famosos. En Würzburg, Virchow publicó muchos artículos de anatomía patológica. Empezó ahí la publicación de los 6 volúmenes de Handbuch der speziellen Pathologie und Therapie (Manual de Patología especial y Terapéuticos). En Würzburg también comenzó a formular sus teorías en patología celular; además empezó su trabajo antropológico con el estudio de cráneos de enanos, individuos con deficiencias mentales, etc. Enfocando su investigación en la base del cráneo.

En 1856 se le ofreció la recién creada cátedra de anatomía patológica en Berlín; Virchow aceptó bajo algunas condiciones, una de las cuales era el establecimiento de un nuevo instituto patológico, al que sirvió el resto de su vida. A partir de entonces Virchow se vio involucrado en la vida política; fue elegido para el consejo de la ciudad de Berlín, en el cual se comprometió con asuntos de salud; como el establecimiento de drenaje, el diseño de hospitales, inspección de alimentos y la higiene escolar.

En 1861 fue elegido para el parlamento prusiano. Fue fundador del Fortschrittspartei (Partido Progresista) y un incansable oponente de Otto Von Bismarck, quien en 1865 lo retó a un duelo, al que Virchow sensatamente declinó. En las guerras de 1886 y 1870 dejó de lado sus actividades políticas, para establecer hospitales militares y equipó trenes militares. Fue miembro del Reichstag (parlamento) alemán de 1880 a 1893.

Investigaciones médicas  

En 1848 demostró la falsedad en la creencia de que la flebitis (inflamación de las venas) causa la mayoría de las enfermedades. Demostró que “masas” en los vasos sanguíneos son el resultado de una trombosis (término acuñado por él) y que porciones de trombos se pueden desintegrar para formar émbolos (igualmente es su término). Un émbolo libre en la circulación puede, eventualmente, quedar atrapado en un vaso estrecho y conducir a una lesión seria en los tejidos vecinos.

Hasta finales del siglo XVIII, se pensaba que las enfermedades eran causadas por un desbalance entre los cuatro humores corporales (sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra). Creencia que venía desde los griegos. Hacia 1800 el anatomista francés Xavier Bichat, demostró que el cuerpo está compuesto por 21 tipos de tejidos y consideró que en la enfermedad de un órgano solo algunos de los tejidos se ven afectados.

Los eventos posteriores de la compleja historia de la teoría celular tuvo lugar durante la juventud de Virchow; y en Würzburg él empezó a realizar una de las formas de la teoría celular, en la cual postulaba que las células se originan a partir de células preexistentes y no de material amorfo (Omnis cellula e cellula). Punto de partida también de la teoría del plasma germinal de Weismann.

En lo anterior se vio influenciado por muchos otros trabajos; entre ellos por las observaciones de John Goodsir de Edinburgh y por las investigaciones de Robert Remak, un neuroanatomista y embriólogo alemán, quien en 1852 fue uno de los primeros en señalar que la multiplicación de células para formar tejidos está acompañada de división celular. En ese año Remak concluyó que también en los tejidos enfermos las nuevas células provienen de células ya existentes.

Esta es la idea expuesta por Virchow en “Omnis cellula e cellula” que por lo tanto no es una idea del todo original. Aunque se le debe a él la importancia en el contexto de la patología celular.

El principal testamento de la teoría de Virchow son una serie de 20 artículos hechos en 1858. Las lecturas fueron publicadas en 1858 en forma de libro con el nombre de "Die cellularpathologie in ihrer Begründung auf physiologische und pathologische Gewebenlehre" (Patología celular basada sobre Histología patológica y fisiológica)

Virchow expuso nuevas e importantes teorías al proceso de inflamación, aunque rechazó erróneamente la posibilidad de la migración de losleucocitos. Mostró gran interés en la patología de los tumores; aunque la importancia de sus artículos sobre tumores malignos fue desprestigiada por su errónea concepción de que son malignos por una transformación (metaplasia) de tejido conectivo. En 1874 introdujo una técnica estandarizada para practicar autopsias, en la cual todo el cuerpo era examinado en detalle, a menudo revelando lesiones no sospechadas. También descubrió la neuroglía en la vaina de las arterias cerebrales.

La actitud de Virchow hacia la nueva ciencia de la Bacteriología era compleja. Era antagonista de la idea de que las bacterias provocaran enfermedades. Alegaba que el descubrimiento de algunos microorganismos en ciertas enfermedades no siempre significa que el organismo sea parte de la enfermedad. Sugirió, mucho tiempo antes de que las toxinas fueran descubiertas, que algunas bacterias podrían producir esas sustancias. Igualmente se dice algunas veces que Virchow era antagonista a la teoría del origen de las especies por selección natural deDarwin; aunque aceptaba la teoría como una hipótesis. Por mucho tiempo continuó firme en que no hay suficientes evidencias científicas para justificar la aceptación total. En este sentido, fue contrario a la idea de que el Hombre de Neandertal, descubierto en 1856, fuese un humano primitivo, ya que lo consideró un individuo deforme (idiota, por la forma de su cráneo, raquítico y artrítico por la forma de sus huesos).1

Otras actividades de Rudolf Virchow  

Además de su trabajo científico y político, Virchow también desarrolló un importante trabajo antropológico. En 1869 fundó la Sociedad Antropológica Alemana, y en el mismo año fundó la Sociedad para la Antropología de Berlín. Editó varios libros sobre etnología, además de encabezar expediciones a EgiptoTroya y el Cáucaso.

Existen varios epónimos con el nombre de Virchow; como la “línea de Virchow”, línea que va desde la raíz de la nariz hasta la lambda; la“enfermedad de Virchow”, conocida también como leontiasis ósea; el ganglio de Virchow, un nódulo linfático centinela que se observa en la región supraclavicular derecha y que se debe a metástasis de un tumor primitivo de estómago y el ángulo de Virchow.

Referencias  

  1.  Wendt, H. 1960. Tras la huellas de Adán, 3ª edición. Editorial Noguer, Barcelona-México, 566 pp.

Enlaces externos  

Buscar este blog

Cargando...