domingo, 11 de mayo de 2008

Onán

Onán

Onán (אוֹנָן "fuerte", hebreo Onan, hebreo tiberiano ʾÔnān) es un personaje que aparece en la Biblia (en el libro del Génesis). Era el segundo hijo de Judá. Su nombre es el origen del término sexual onanismo (que se usa como sinónimo de masturbación, si bien hace referencia al "coito interrumpido"), aunque muchos piensan que esto procede de una mala interpretación del texto bíblico.

Historia

Después de que su hermano mayor Er falleciera, Onán debía casarse con su viuda Tamar, tal y como dictaba la Ley judía. Según la Biblia, cada vez que tenía una relación sexual con su cuñada, eyaculaba sobre la tierra. Esto lo hacía porque pensaba (según la ley de su tiempo) que un hijo tenido con Tamar no sería considerado suyo, sino un niño tardo de su hermano. Este hijo tardo heredaría los derechos de la primogenitura (por ser considerado hijo de Er, el hermano mayor), desplazando a un segundo lugar a Onán.

Como respuesta a este acto de codicia, Dios mató a Onán.

Interpretación

La interpretación judía consiste en que Onán derramó su semilla (semen), y por tal motivo fue condenado a muerte (ej. Talmud Babilonio, tratado de Nidá, 13a). Ese pasaje es citado como una razón para prohibir tanto la masturbación como el coitus interruptus, ya que el principal pecado en ello sería el desperdicio o derramamiento de semen.

Los autores católicos medievales también entendieron la acción de Dios en esta historia, como una condena en contra de la masturbación o contraconcepción, y a causa de ello se creó el concepto de "pecado de Onán". Esta interpretación fue sostenida por personalidades importantes en la iglesia, tales como San Jerónimo quien hace una explícita referencia al acto sexual de Onan:

"Pero me pregunto por qué él (el hereje Jovinianus) puso a Judah y Tamar ante nosotros como ejemplo, a menos que por casualidad incluso las rameras les den placer; u Onan, quien fuera asesinado porque se resistió a permitir ser la semilla de su hermano. ¿Acaso imaginaba que aprobamos cualquier relación sexual excepto para la procreación?. (Jovinian 1:19, A.D. 393).

Aunque Clemente de Alejandría no hace referencia explícita al onanismo, ciertamente refleja el punto de vista de los primeros cristianos, es decir, que aborrecían el "derramamiento de la semilla":

Debido a su institución divina para la propagación del hombre, la semilla no debe ser eyaculada en vano, ni dañada ni desperdiciada. (El Instructor de niños (The Instructor of Children) 2:10:91:2 191 dC).
Tener coito con otra intención cualquiera que no sea procrear, es lesionar a la naturaleza. (El Instructor de niños (The Instructor of Children) 2:10:95:3)

El primer pecado de Onán fue violar las leyes del matrimonio, dado que la Ley Bíblica del levirato establece que una viuda sin hijos debe casarse con el hermano de su último marido. La interpretación más difundida del pasaje es que se refiere a un coitus interruptus más que a una masturbación, naciendo la confusión del hecho de que en ambos el resultado es la deposición de semen fuera de la vagina y por tanto se previene que los espermatozoides se unan con un óvulo.

De esta forma, la enseñanza católica (que considera el inicio de la vida con la concepción) iguala esto con el uso del preservativo debido a que el espermamasturbación, que son conocidos como punibles por la Biblia. El propósito de esta forma de matrimonio era el de prevenir que una viuda sin hijos fuera hecha miserable, al no tener a un esposo o hijo que viese por ella por no ser capaz de poseer propiedad por ella misma; por lo que el trato de Onán hacia Tamar fue considerado cruel según la Ley. queda bloqueado antes de completar "su único propósito en la vida". Pero el principal propósito de estos versículos fue probablemente denotar el castigo por violar las leyes del matrimonio levítico, el cual era una ley divina, más que la práctica del "coitus interruptus" o de la

El verdadero pecado de Onán no tuvo que ver todo con la sexualidad. Lo que le movió realmente a actuar de ese modo fue la codicia; deseaba quedarse con la primogenitura y con toda la herencia de su padre que así no tendría que repartir con sus sobrinos. Su castigo vino de ahí.

Cultura Popular

  • Dorothy Parker, poetisa norteamericana, se hizo famosa por declarar una vez que su perico se llamaba Onán por tirar su semilla.
  • Momus, en su álbum titulado Estrellas por Siempre, tenía una canción titulada "Onán el Bárbaro".
  • Las enseñanzas de la Iglesia Católica sobre la masturbación fueron la inspiración para la canción Todo esperma es sagrado en la película de los Monty Python El sentido de la vida.
El Pecado de Onán- Una relectura del Pecado de Onán de Génesis 38
Quiero contarles señores
una historia repetida,
una maldad conocida
con ásperos sinsabores;
que provoca los dolores,
que sin piedad se reencarna;
una costumbre amarga
que castiga a los más pobres.

Quiero dar mi información
porque es bueno hacer presente
cómo tratar a la gente
que teniendo una misión
se extravía en su ambición,
se arruina en la codicia,
hace gala de malicia
y descuida su función.

Es la historia de Onán
y de Tamar, su cuñada,
la que fuera destinada
a ser privada del pan;
por no quererla ayudar
el hermano del difunto,
en un esfuerzo conjunto
por su nombre perpetuar.

Murióse Er, su esposo,
sin dejarle ningún hijo.
Por malvado lo maldijo
el Dios misericordioso.
El Señor, el Poderoso
lo canceló de su amor;
se secó como una flor
y entró en oscuro reposo.

Tocaba el turno a Onán
de socorrer a su hermano;
tenía en su propia mano
la gran oportunidad
de conseguirle heredad,
de darle una descendencia,
de prolongar su presencia
entre la comunidad.

Y prefirió el miserable
derramar su semilla,
hacer barro con la arcilla,
en lugar de ser buen padre.
Eligió como un cobarde
perderse en la triste nada,
no ayudar a su cuñada
ni renunciar a sus planes.

Y fue que murió Onán.
Pero quiso reencarnarse,
y así al menos perpetuarse
en clonación de maldad.
Ahora vive en la ciudad,
trabaja de político
de corazón raquítico
saciado de vanidad.

Su interés es siempre el propio;
auxiliar a los hermanos
será para los extraños;
para sí, sólo el acopio.
Así se vuelve sórdido,
un incapaz y amarrete,
por no ayudar a la gente
de su mismo territorio.

¡Levántate gran Tamar!,
mujer que eres tú, mi pueblo.
Exijamos el consuelo,
que nos lo quieren quitar.
Si no quieren trabajar,
llamemos a los ancianos
extendamos nuestra mano
y hagámolos humillar.

Quien no quiso ser hermano
cuando le pediste ayuda,
tendrá una condena dura
por su trato inhumano.
Será Onán condenado
pues pudiendo, no quería;
se negó a dar la vida,
ése fue su gran pecado.

Hugo Marcelo Pisana SJ,San Miguel, Buenos Aires, Argentina, Febrero 2002.

"Esta "poesía" intenta ser una relectura del Pecado de Onán de Génesis 38. Tal pecado se consideraba ser de índole sexual (véase "onanismo" en cualquier diccionario). Sin embargo, el relato bíblico va más allá de una moral sexual o matrimonial. Aún más, conectado intertextualmente con Deuteronomio 25, se lo ve como un pecado social, un exceso de codicia que perjudica el futuro de un hermano.

"Si hubiere pleito entre algunos, y acudieren al tribunal para que los jueces los juzguen, éstos absolverán al justo, y condenarán al culpable. Y si el delincuente mereciere ser azotado, entonces el juez le hará echar en tierra, y le hará azotar en su presencia; según su delito será el número de azotes. Se podrá dar cuarenta azotes, no más; no sea que, si lo hirieren con muchos azotes más que éstos, se sienta tu hermano envilecido delante de tus ojos. No pondrás bozal al buey cuando trillare. Cuando hermanos habitaren juntos, y muriere alguno de ellos, y no tuviere hijo, la mujer del muerto no se casará fuera con hombre extraño; su cuñado se llegará a ella, y la tomará por su mujer, y hará con ella parentesco. Y el primogénito que ella diere a luz sucederá en el nombre de su hermano muerto, para que el nombre de éste no sea borrado de Israel. Y si el hombre no quisiere tomar a su cuñada, irá entonces su cuñada a la puerta, a los ancianos, y dirá: Mi cuñado no quiere suscitar nombre en Israel a su hermano; no quiere emparentar conmigo. Entonces los ancianos de aquella ciudad lo harán venir, y hablarán con él; y si él se levantare y dijere: No quiero tomarla, se acercará entonces su cuñada a él delante de los ancianos, y le quitará el calzado del pie, y le escupirá en el rostro, y hablará y dirá: Así será hecho al varón que no quiere edificar la casa de su hermano. Y se le dará este nombre en Israel: La casa del descalzado. Si algunos riñeren uno con otro, y se acercare la mujer de uno para librar a su marido de mano del que le hiere, y alargando su mano asiere de sus partes vergonzosas,le cortarás entonces la mano; no la perdonarás. No tendrás en tu bolsa pesa grande y pesa chica, ni tendrás en tu casa efa grande y efa pequeño. Pesa exacta y justa tendrás; efa cabal y justo tendrás, para que tus días sean prolongados sobre la tierra que Jehová tu Dios te da. Porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que hace esto, y cualquiera que hace injusticia.Acuérdate de lo que hizo Amalec contigo en el camino, cuando salías de Egipto; de cómo te salió al encuentro en el camino, y te desbarató la retaguardia de todos los débiles que iban detrás de ti, cuando tú estabas cansado y trabajado; y no tuvo ningún temor de Dios. Por tanto, cuando Jehová tu Dios te dé descanso de todos tus enemigos alrededor, en la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad para que la poseas, borrarás la memoria de Amalec de debajo del cielo; no lo olvides." (Deuteronomio 25)

Es cierto que el texto no está centrado sobre Onán, cuanto sobre Judá y Tamar, y su descendencia, de la cual surgirá el Mesías. Pero me pareció ocurrente aprovechar la ambigüedad que provoca el pensar en el "pecado de Onán", y encontrarse con un problema de justicia."

Fuentes:

  • http://es.wikipedia.org/wiki/On%C3%A1n
  • http://servicioskoinonia.org/neobiblicas/articulo.php?num=002

Buscar este blog

Cargando...