sábado, 10 de mayo de 2008

La Reina de Saba

La Reina de Saba

Fresco de «Salomón y la Reina de Saba» en el centro de la Biblioteca de El Escorial
Fresco de «Salomón y la Reina de Saba» en el centro de la Biblioteca de El Escorial

Makeda, la reina de Saba, referida en los libros Reyes y Crónicas de la Biblia, el Corán, y en la historia de Etiopía, fue la gobernante de Reino de Saba, un antiguo reino en el que la actual arqueología presume que estaba localizado en el actual territorio de Etiopía y Yemen. Sin ser nombrada explícitamente en el texto bíblico, ella es llamada Makeda en la tradición de Etiopía, mientras que en la islámica es conocida como Bilqis o Balkis (aunque no en el Corán). Otros nombres asociados a ella son Nikaule o Nicaula. Según algunos autores la reina de Saba tiene origen búlgaro.

El relato bíblico

Fresco de Piero della Francesca que reproduce la leyenda de la Santa Cruz, con la Reina de Saba visitando a Salomón
Fresco de Piero della Francesca que reproduce la leyenda de la Santa Cruz, con la Reina de Saba visitando a Salomón

Según el Antiguo Testamento, la anónima reina de la tierra de Saba acude a Israel habiendo oído de la gran sabiduría del rey Salomón, llevando regalos de especias, oro y piedras preciosas (1° Reyes 10:1-13,2º Crónicas 9:1-12). El episodio también aparece en el Corán, que tampoco menciona el nombre de la reina; según esta versión, la reina quedó tan impresionada por la sabiduría y las riquezas de Salomón que se convirtió al monoteísmo, entonando una alabanza al dios Yahvé; el rey entonces la recompensó con otorgarle "cualquier cosa que desease" con tal de que la reina volviese a su reino. La reina regaló 4,5 toneladas de oro al rey de Israel.

La Reina de Saba vuelve a aparecer en Mateo 12:42, así como en Lucas 11:31, en donde Jesús afirma que, el día del juicio universal, ella y los habitantes de Nínive se levantarán para condenar a los hebreos que los habían rechazado, pues "ella acudió desde los confines del mundo a alabar la sabiduría de Salomón".

Otros relatos

En la tradición de la Iglesia ortodoxa etíope, se señala que Salomón tuvo un hijo con la reina de Saba, llamado Menelik I, quien sería futuro rey de Etiopía; y quien la tradición dice que sacó el Arca de la Alianza de Israel, llevándosela a su reino.

Otros indican que Menelik fue hijo del arquitecto del templo Hiram y precursor de los constructores.

"Según el folklore etíope, cuando el príncipe Tarmin volvió de un viaje comercial a Israel, trajo información sobre la sabiduría del gran Rey Solomon. A Makeda le fascinó lo que le contaron sobre el monarca de Judea y preparó una caravana cargada de regalos para vivsitar a semejante personaje. Al encontrarse, el rey y reina se enamoraron mutuamente, quedando ella admirada de los conocimientos de él, él, de la inteligencia y hermosura de Makeda. Según la tradición etíope, de este amor nacería Menelek, con quien daría comienzo la más larga dinastía real.

Cuando volvió a Etiopía, Makeda extendió la filosofía del Judaismo, y esta influencia duraría hasta la cultura actual etíope."

"La historia de sus amores es casi más leyenda que historia cierta. De ella hablan la Biblia (libro de los Reyes) y el Corán (recogiendo la tradición etíope)

El libro de los Reyes de la Biblia (I Reyes:10) relata la visita de la reina a la corte de Salomón, en Jerusalén, con una caravana de camellos cargados de especias, oro y joyas, queriendo no desmerecer del rey de cuyas riquezas había oído hablar maravillas. Sin embargo, el esplendor de la corte de Salomón la abrumó. La reina acosó a Salomón con preguntas difíciles (que no aparecen citadas) y quedó sorprendida ante el conocimiento revelado por sus respuestas. La sabiduría de Salomón era tan famosa como sus riquezas.

Asimismo se habla de una visita de Salomón a Saba. La verdad histórica de estas relaciones debe pasar por las relaciones comerciales que Salomón propició con todos los reinos de su entorno e incluso en territorios lejanos, relaciones que con frecuencia afirmó trabando lazos matrimoniales con mujeres nobles y princesas de estos países. Se habla de cientos de mujeres y concubinas, a las que trataba de complacer construyendo templos dedicados a divinidades de sus países de origen. Esto estuvo mal visto por sus conciudadanos, que con frecuencia lo acusaron de permitir que la lujuria desviase su corazón. Pero no fue la lujuria el motivo probable de tantos matrimonios en una sociedad que ya nunca fue dada a la poligamia. Llegó a tomar por esposa a una hija del faraón de Egipto, y sus amores con Makeda no llegarían nada más que a breves encuentros en sus correspondientes viajes seguramente por la condición real de ambos.

El hecho de que Salomón honrase a sus esposas y concubinas con la construcción de templos dedicados a sus dioses indica que el trato que les dispensaba era muy distinto del que los hebreos tributaban a sus esposas legítimas, obligadas a la sumisión y la obediencia, pero no habría alterado en cambio estas costumbres: antes al contrario esta actitud real era vista como una extravagancia, punible desde todo punto de vista por el dios único que todo lo ve y todo lo controla.

Puede ser que, como relatan estas antiguas crónicas, la Reina se impresionara e incluso enamorara de Salomón. Pero la sociedad del reino de Saba, según la tradición, era matriarcal. Si la reina de Saba fue un personaje histórico, lo más probable es que hiciera el largo viaje a Jerusalén por razones diplomáticas y comerciales más que por curiosidad, y que Salomón devolviera la visita por el mismo motivo.

Pero siempre resultan más atractivas las historias de amor que las más frías historias de dinero."


Filmografía

Año Película Director Personaje
1959 Salomón y la reina de Saba King Vidor Gina Lollobrigida
Colabora en Commons. Commons alberga contenido multimedia sobre Reina de Saba.

Fuentes:

1 comentario:

Norma dijo...

Es un bonito tema, pero me gusta más a la reina de saba como alguien que se convirtió al cristianismo luego de conocer de DIOS a través de SALOMON, de ver la gracia de DIOS en él, porque no se deslumbró con las riquezas de salomón porque ellas las tenía, sino por la obra que DIOS había hecho en él, y que SALOMON le daba la gloria a DIOS de todo lo suyo.
Un saludo querido hermano y te invito al blog de nuestra familia, elamordedios-dios.blogspot.com

Buscar este blog

Cargando...